El juzgado ordena ejecutar su sentencia contra Mediapro

Jaume Roures considera que el auto «no ha cambiado nada». Juan Luis Cebrán, primer directivo de Prisa, propietaria de Sogecable
Jaume Roures considera que el auto «no ha cambiado nada». Juan Luis Cebrán, primer directivo de Prisa, propietaria de Sogecable

El Juzgado número 36 de Madrid, con fecha de 21 de junio, ha ordenado ejecutar la sentencia que obliga a la empresa Mediaproducciones S.L. (Mediapro) a pagar 104 millones de euros a Audiovisual Sport, y la inmediata devolución a ésta de los derechos televisivos de los clubes de fútbol de primera y de segunda división que gestiona en la actualidad. Impone además el pago de 31 millones más para cubrir intereses y costas hasta que se haga efectiva la ejecución. Por su parte, un portavoz de Mediapro manifestó ayer a LA RAZÓN que, en principio, consideraban que el auto de ejecución no podía cambiar la situación actual, por el hecho de estar la empresa sujeta al concurso voluntario de acreedores. Éste fue solicitado por Mediapro cuando, desde Sogecable, se anunció que no iban a pagar el próximo plazo de los derechos del fútbol (en torno a 90 millones) sin recibir antes suficientes garantías. De hecho, se estima que el juzgado no había tenido, al dictar su auto, conocimiento de la situación concursal de la empresa.La decisión judicial , con fecha del día 21, fue conocida ayer por las partes, según informó a LA RAZÓN un portavoz de Sogecable, empresa a la que pertenece el 80% de AVS, donde se cree que los derechos del fútbol no estarían bajo el paraguas de la protección concursal, y que por tanto se harán cargo de inmediato de su gestión. El auto está acompañado de un decreto firmado en la misma fecha por el secretario judicial, en el que pide la relación de bienes y derechos de Mediapro y manda a esta empresa que entregue a AVS los contratos del Valencia, el Levante, el Villareal y el Barcelona, y comunique a otros clubes, como Real Madrid o el Sevilla, la cesión de sus derechos audiovisuales. El secretario ordena igualmente el embargo de las cuentas de la compañía y de los créditos a su favor en una larga relación de empresas del sector de la comunicación. Como ha informado este periódico el mismo juzgado de Madrid condenó el pasado mes de marzo a Mediapro a pagar 97 millones de euros, más siete de intereses, a AVS por los daños causados desde el inicio de la temporada futbolística 2006-07, en lo que se conoció como la «guerra del fútbol» entre los dos grupos. La sentencia no es firme y está recurrida por Mediapro, que ha recordado que, en anteriores ocasiones, los tribunales le han dado finalmente la razón. Sea cual sea el final de esta «guerra del fútbol» los espectadores podrán ver los partidos de la próxima temporada, y los clubes cobrar las cantidades comprometidas.