Chávez y el ejemplo de España

Cómo cambian las cosas. Ahora resulta que España es un estado fallido y Venezuela un paraíso social.

Y es que parece que se ha puesto de moda entre los líderes sudamericanos sacar pecho y humillar a la antigua colonia ante su audiencia de acólitos bolivarianos y peronistas.
Hace unos días era la presidenta argentina, Cristina Kirchner, la que llamaba «suertudo» a Rajoy porque en España los sindicatos no le hacían huelga general ante los recortes. Ahora es su colega el mandatario venezolano, Hugo Chávez, el que advertía a los venezolanos que si votaban por el recién elegido líder de la oposición, Henrique Capriles Radonski, Venezuela podría acabar como España. De esta manera, el líder caribeño, que afirmó que «pulverizará» a su rival en las urnas, aseguró que en las elecciones presidenciales de octubre los venezolanos deberán escoger entre dos opciones: «Una que significa patria, progreso, independencia y otra que pretende restaurar el modelo capitalista que fracasó, miren a España». Por otra parte, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, bromeó ayer junto al actor estadounidense Sean Penn, que visita la región como parte de tareas de apoyo a Haití, y ha dicho que, en su opinión, el artista ya es de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA). «Yo creo que Sean Penn es del ALBA ya», dijo Chávez en un acto de graduación de médicos integrales venezolanos al que asistió el artista, con el que pensaba tomar un café posteriormente en el palacio de Gobierno. El presidente venezolano recordó que Penn es un «embajador itinerante» de Haiti y «anda cumpliendo con esa tarea humanitaria por América Latina», al mencionar las visitas que el actor está realizando a Argentina, a Uruguay y Bolivia. De hecho, el artista visitó Caracas el pasado día 3 de febrero, cuando acompañó al presidente haitiano, Michel Martelly, en la reunión que éste mantuvo con Chávez en el palacio presidencial de Miraflores, previa a la cumbre de la ALBA.