El acusado de intentar asesinar a su hijo de 5 años dice que no recuerda los hechos

El acusado de intentar asesinar a su hijo de 5 años ha afirmado hoy, durante el juicio que se celebra en Castellón, que tomó pastillas y no recuerda lo que ocurrió la madrugada de los hechos.

Así lo ha asegurado hoy el procesado en la vista oral que se ha celebrado hoy en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Castellón y que ha quedado visto para sentencia tras la declaración del procesado, la madre del menor, otros testigos y peritos.

La Fiscalía solicita 14 años de prisión por un delito de intento de asesinato con alevosía, así como una orden de alejamiento del menor durante diez años, mientras que la acusación particular solicita 15 años de prisión por los mismos hechos.

Tanto la Fiscalía como la acusación consideran probado que el procesado, en la madrugada del 24 de febrero de 2011, cuando se encontraba en el domicilio familiar durmiendo con su hijo menor, de 5 años de edad, se levantó, cogió un cuchillo de la cocina y lo clavó en el cuello del pequeño, para posteriormente apuñalarle en el pecho seis veces.

Durante el interrogatorio, el acusado ha asegurado que los días previos a la agresión se encontraba "nervioso", ya que su mujer le había manifestado que quería divorciarse, por lo que tenía en su poder unas pastillas antidepresivas.

El día de los hechos, el procesado ha relatado que tomó 2 ó 3 pastillas antes de cenar y se acostó en la misma cama que su hijo. Sobre las 2 o las 3.00 horas de la madrugada se tomó "todas las pastillas de la tableta" y se quedó sentando en una silla.

El acusado ha asegurado que escuchaba una voz que le decía "vomitarás sangre" y que sólo recuerda haber vuelto a la cama, y haber despertado con la luz del quirófano, donde estaba siendo atendido de las heridas que se infringió a sí mismo tras agredir al menor, aunque ha recalcado que "jamás tuve intención de hacer daño a mi hijo".

La madre del menor, que ha declarado oculta en un biombo, ha relatado que dos días antes de los hechos su marido la había agredido, al no haber asimilado la separación.

El procesado ha sido condenado por este delito de malos tratos, así como por las amenazas que, según la madre del menor, había vertido sobre ella y que se repitieron con la misma frase en varias ocasiones: "si te separas mataré a lo que más quieres: tu hijo, y llorarás lágrimas de sangre".

La noche de los hechos, la mujer ha declarado que pidió a uno de los hermanos del procesado que se quedara a dormir en la casa porque tenía miedo.

A las 3.00 horas escuchó un grito "desgarrador"de su hijo y al llegar a la habitación vio a su hijo "lleno de sangre y con el cuello abierto", lo cogió y se dirigió al centro de salud que se encontraba a pocos metros de la vivienda.

Los guardias civiles que han comparecido como testigos, han declarado que al llegar a la vivienda el acusado estaba ya siendo atendido por el personal del SAMU, que le habían sedado por su conducta "violenta".

Los peritos forenses han afirmado que "el factor suerte ha sido definitivo en este caso", ya que "las heridas infringidas eran mortales si no hubieran tenido una intervención médica inmediata".

La defensa del procesado ha pedido la libre absolución, o en su defecto 9 meses de prisión por un delito de lesiones, ya que considera que las lesiones infringidas al menor "no son graves".