Cuando el mejor amigo es un foco de infección

Mantener una mascota cuidada impedirá que se convierta en una potencial arma transmisora de enfermedades. Garrapatas y mosquitos pueden pasar al hombre patologías graves que llegan a paralizar el sistema nervioso 

Cuando el mejor amigo es un foco de infección
Cuando el mejor amigo es un foco de infección

Entre 20 y 80 personas sufren cada año una infección grave por leishmaniosis, enfermedad que se transmite del animal –principalmente perros– al humano, que provoca fiebre e inflamación del hígado y el bazo y que es letal en hasta el cinco por ciento de los casos, según los expertos.

Además, como explica el representante del Centro de Enfermedades Infecciosas y Salud Internacional de Málaga, Fernando Fariñas, se ha convertido en los últimos años en una «enfermedad olvidada», a pesar de que el mosquito que la transmite –el flebotomo– es endémico en España e infecta a cinco de cada cien perros cada año.

La leishmaniosis es una zoonosis, una enfermedad que comparten canes y humanos, de tipo indirecto, es decir, que no se transmite por contacto directo entre el hombre y el animal, sino a través de insectos «vectores», que infectan después de picar al principal reservorio del parásito, el perro. En humanos se presenta virulenta en pacientes inmunodeprimidos (VIH, cáncer o malnutrición, principalmente) y se pueden observar dos formas: la visceral y más grave; y la cutánea, más benigna y prevalente, que se manifiesta a través de úlceras en la piel, que se confunden con brotes de psoriasis.

Así, esta última se halla infradiagnosticada en España, según señala Fariñas, algo que facilita que los parásitos de los canes desarrollen «hiperresistencias» a los fármacos más comunes utilizados frente a ellos. No obstante, España dispone de nuevos medicamentos eficaces y definitivos para eliminarlos. El experto recuerda que la forma de contagio más habitual es «el contacto con la naturaleza, en excursiones o en jardines públicos y piscinas». Pero, además, «una de las vías más comunes es a través de los perros que introducen las garrapatas en el hogar», subraya Fariñas.Parásitos comunesEn este sentido, Agustín Estrada, profesor de la Universidad de Zaragoza y asesor del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) de la UE, afirma que lo mejor para evitar las picaduras a causa de las garrapatas presentes en los perros es «el tratamiento químico» y ha aconsejado «no intentar quitárselas al animal con las manos porque es una manera muy fácil de contagiarse si la garrapata está infectada».Igualmente, la UE ha alertado de la importancia de reforzar las medidas preventivas, mediante campañas de información al público y cómo ha recordado el experto «de concienciar a médicos de Atención Primaria y veterinarios».

Un informe del ECDC de la UE afirma que las enfermedades transmitidas por las picaduras de las garrapatas aumentan por el cambio climático y la más común de ellas, la enfermedad de Lyme, alcanza los 8.000 casos al año en España y los 85.000 en Europa, según Estrada. Según explica el profesor, se confirma que las causas principales de este aumento son «el cambio climático, los cambios en la fragmentación del hábitat y los cambios en la densidad de los hospedadores silvestres». Además, Estrada ha afirmado que la Unión Europea está «estudiando establecer estas enfermedades como de declaración obligatoria» y que, asimismo, «el ECDC está preparando un proyecto para determinar la incidencia exacta de cada enfermedad, así como el riesgo que existe en cada zona de Europa de sufrir un contagio por picadura». Esta enfermedad «puede provocar desde eritemas en la piel hasta afecciones nerviosas, articulares y de corazón», indica.