El PSC pasa página y cierra filas en torno a Rubalcaba

Chacón se ausenta a de la ejecutiva, tras haber recibido el apoyo casi unánime de los socialistas catalanes

BARCELONA– Quien se enfada tiene dos problemas, enfadarse y desenfadarse. Lo dice la sabiduría popular y lo escenificó ayer el PSC, día de resaca del congreso del PSOE, en el que Alfredo Pérez Rubalcaba se impuso por 22 votos a Carme Chacón en la secretaría general. Los socialistas catalanes, que habían apostado casi en bloque por la victoria de la ex ministra, expresaron, durante la mañana, su malestar por el resultado del cónclave.
José Zaragoza, diputado en el Congreso de los Diputados y uno de los representates del PSC que ha entrado en la nueva ejecutiva del PSOE, denunció, a través de Catalunya Ràdio, que durante la elección del nuevo secretario general «hubo algunos comportamientos personales que pasaban de las buenas a las malas maneras». Y el alcalde de Cornellà de Llobregat, Antonio Balmón, que admitió sentirse «tocado» por la derrota de Chacón, señaló que hubo presiones para evitar la victoria de la ex ministra. Balmón consideró que se traspasaron las fronteras con algunos comentarios como el del lenguaraz Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ex presidente de la Junta de Extremadura, que dijo que Chacón era como «Zapatero con faldas». Si bien, tanto Zaragoza como Balmón, confesaron que no se sienten identificados con la nueva dirección del PSOE, en la que los partidarios de Chacón se han quedado fuera, por la tarde, tras la ejecutiva del PSC, el portavoz de los socialistas catalanes, Jaume Collboni, rectificó en nombre del partido.
Tras la reunión de la ejecutiva, en la que no faltó el debate entre los partidarios y detractores de que el PSC se postulara en bloque a favor de Chacón, los socialistas catalanes acordaron pasar página. Esto es poner el contador de las relaciones entre el PSC y el PSOE a cero. Pese a recibir el apoyo casi unánime de los socialistas catalanes, Chacón no asistió a la reunión. Tampoco Zaragoza, que regresa como miembro nato.

Colaborar con el PSOE
Collboni explicó que el PSC colaborará con Rubalcaba en la recostrucción del PSOE. Después de que el secretario general asegurara que «tiene un título en buenas relaciones con el PSC» –Rubalcaba negoció el Estatut–, Collboni admitió que confían en su capacidad de diálogo, acuerdo y liderazgo. Aunque reconoció «decepciones» en el PSC por la derrota de Chacón, negó que hubiera juego sucio en el congreso del PSOE por parte de los afines a Rubalcaba.


Defenderán votar distinto en el congreso
El PSC emprende una nueva etapa de relación con el PSOE en la que defenderá su independencia y en la que tendrán un papel relevante José Zaragoza y Esperança Esteve (en la imagen), miembros de la nueva ejecutiva. Los socialistas catalanes ejecutarán los acuerdos que tomaron en el congreso de diciembre, entre ellos, la articulación de una nueva participación del PSC dentro del PSOE. Es decir, según explicó Jaume Collboni, los socialistas catalanes defenderán su voto diferenciado en el Congreso cuando no sea posible el acuerdo entre los dos partidos hermanos en temas de especial interés para Cataluña.