MENÚ
miércoles 26 septiembre 2018
01:10
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Rescate patriótico

Tiempo de lectura 2 min.

28 de agosto de 2012. 21:33h

Comentada
29/8/2012

El presidente de la Generalitat catalana no quiere perder más tiempo y su primera decisión tras las vacaciones ha sido pedir un rescate de 5.023 millones de euros para hacer frente a los pagos administrativos y a los vencimientos de los llamados «bonos patrióticos» que con tanto entusiasmo como temeridad financiera lanzó en ejercicios anteriores. Hace bien Artur Mas en acogerse al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), un mecanismo de solidaridad de todos los españoles a disposición de las comunidades. Por el contrario, se equivoca su portavoz, Francesc Homs, al plantear la petición como el pago de una deuda a Cataluña. En circunstancias tan precarias y tan poco honrosas para el nacionalismo, harían bien los gobernantes de CiU en mostrarse más respetuosos, no ya con el Gobierno de Rajoy, sino y sobre todo con el resto de los españoles. Porque si alguien ha llevado a la ruina a la comunidad catalana y ha causado una deuda superior a los 42.000 millones de euros, han sido precisamente los nacionalistas radicales, que junto a los socialistas gobernaron durante dos legislaturas consecutivas y desperdiciaron una época de bonanza sin precedentes. Es cierto que aquel desastre no es atribuible a Mas y que su gestión ha sido, en líneas generales, congruente y seria en los ajustes, pero no le vendría nada mal un poco de humildad a la hora de compartir el poco dinero que queda en la caja o los sacrificios que implica pedirlo prestado. Eso sí es un auténtico comportamiento patriótico. Da lo mismo que la petición de ayuda provenga de Cataluña, Valencia, Murcia o Andalucía. La  salida de la crisis o la hacemos todos juntos, echando mano de los mecanismos y las herramientas comunes, o una autonomía tras otra sucumbirá en la ruina. No hay nadie a salvo de la quiebra, y del mismo modo que España no es viable sin Europa, no hay una sola comunidad viable sin España. Por tanto, lo que procede es que el Gobierno active con diligencia el FLA y que los 18.000 millones con los que está dotado actúen con la eficacia de una transfusión de sangre en el cuerpo exangüe del enfermo. Por su tamaño, la economía catalana es especialmente importante para la reactivación de España, de ahí que el compromiso del Gobierno sea inequívoco y de pleno apoyo, como el propio Rajoy declaró ayer. Y con la misma actitud  deberá conducirse el Gobierno de Mas, pues no son contrapartidas políticas lo que se dirime en este trance, sino cumplir los compromisos fiscales y financieros, que son iguales para todos los españoles, ni más ni menos. En este punto, y sin perjuicio de su buena gestión, la Generalitat está obligada a suprimir tanto dispendio en artificios nacionalistas, como embajadas y televisiones ruinosas. La solidaridad es el principal activo de un país cuando las circunstancias son adversas, pero es un camino de doble dirección.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs