Los médicos recetan medicamentos más caros a los pensionistas

Los médicos del Sistema Nacional de Salud prescriben fármacos más baratos a pacientes activos y más caros a los pensionistas, que no tienen que pagar sus medicamentos, según un estudio hecho público en la trigésima edición de las Jornadas de la Asociación de Economía de Salud (AES).

Según un comunicado de la organización de las Jornadas, que se celebran esta semana en Valencia, el estudio de esta investigación, que aún no ha concluido, se realiza en ocho autonomías españolas y se ha centrado en el análisis de diecisiete tipos de fármacos correspondientes a dos grandes familias, cardiovasculares y psicofármacos.

Durante la presentación del avance del estudio, la catedrática de Economía Aplicada en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Beatriz González ha señalado que el médico "ejerce en su trabajo diario un doble papel".

"Por un lado es agente del paciente, buscando beneficiarle al máximo posible y, por otro, también desempeña un rol de agente del Sistema Nacional de Salud, velando por mantener la sostenibilidad del sistema y haciendo un uso racional de los recursos disponibles", ha agregado.

González ha indicado que, sin embargo, hasta ahora "nadie se había ocupado de investigar hasta qué punto el médico es más agente del paciente o del sistema sanitario".

En el estudio los investigadores se centraron en dos grandes grupos de medicamentos, los cardiovasculares -como los usados para el control del colesterol o hipertensión arterial- y los psicofármacos -antidepresivos o aquellos que ayudan a dormir-.

Además, dividieron a los pacientes en pensionistas, que no pagan por sus medicamentos, y pacientes activos, que pagan el 40 por ciento del precio de sus fármacos de forma general".

Tras el análisis de los datos, los investigadores constataron que cuanto "más caro es el medicamento para el paciente, más se preocupa el médico de buscarle una alternativa más barata", según González, quien ha agregado que en el caso de los que tienen que pagar los fármacos "los médicos se afanan para recetarle el menos costoso".

"No ocurre así en el caso de los pensionistas y en el del grupo de fármacos sin coste para la población, en el que los galenos recetan medicamentos más caros que otros con iguales características y menor precio".

A juicio de la catedrática, algunas de las medidas que pueden ayudar a compensar esta situación son la implantación de sistemas de incentivos para los prescriptores de recetas así como de protocolos y guías de prescripción más estrictos en el conjunto del Sistema Nacional de Salud.

Otro de los temas abordados hoy en las Jornadas ha sido las pérdidas laborales ocasionadas por enfermedades y problemas de salud que, según las mismas fuentes, equivalen al 4,27 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de España.

El profesor de Análisis Económico de la Universidad de Castilla-La Mancha y vicepresidente de AES, Juan Oliva, ha elaborado un estudio en el que se cuantifican las pérdidas laborales a causa de enfermedades laborales en 2005, que ascendieron en España hasta los 38.822 millones de euros.

De esta cantidad, según Oliva, 9.136 millones de euros corresponden a producción perdida a consecuencia de la mortalidad prematura, 18.557 por incapacidad permanente y 11.109 millones por incapacidad temporal.

En el caso de las pérdidas por muerte prematura, la principal causa de fallecimiento entre la población menor de 65 años fueron los tumores (40%), seguidos por las enfermedades del sistema circulatorio (18%) y las causas externas (accidente de tráfico, accidentes laborales o suicidios), que supusieron el 14 por ciento.