Montilla: «Pido que respondáis en masa con una manifestación»

El presidente de la Generalitat reacciona indignado al fallo del TC / «Acatar no significa renunciar», advierte

Con indignación y ánimo de contestación. Así recibió el presidente de la Generalitat, José Montilla, la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut. Montilla preparó desde el mediodía junto a sus socios la respuesta a un fallo que todos intuían inminente. El titular de la Generalitat, habitualmente moderado, empleó ayer un tono grave, contundente e incluso desafiante. «Acatar no significa renunciar. No renunciaremos a nada de lo que se ha pactado, firmado y votado», avisó Montilla, en una declaración institucional que realizó en el Palau de la Generalitat pasadas las 20.30 horas. Montilla sembró de esta manera la semilla de lo que va a ser una ofensiva catalana en defensa de la integridad del Estatut.

El presidente catalán tuvo duras palabras para un TC al que ha venido criticando en los últimos tiempos. Ayer acusó al Alto Tribunal –«lamentablemente desacreditado y moralmente deslegitimado»– de escribir «una de las más tristes páginas de su historia política y jurídica a lo largo de estos años». «Será recordado como el tribunal con menos visión de Estado que nunca ha tenido la democracia española», afirmó. Dicho esto, Montilla trazó la secuencia de la reacción que ha diseñado. La reacción catalanaLo primero que ha hecho es encargar un informe para evaluar los efectos de la sentencia sobre el autogobierno catalán. A partir de este análisis, intentará formar una propuesta unitaria para «rehacer el pacto político que posibilitó el Estatut».

 

A continuación, convocará a los presidentes de los grupos parlamentarios y, luego, pedirá comparecer en el Parlament para solemnizar la ofensiva de su gobierno con el objetivo de reconquistar las competencias anuladas. Montilla conversó con Zapatero después de conocer el fallo del TC y le comunicó su decepción, a pesar de que coinciden en un aspecto, en considerar que el PP ha «fracasado» en su recurso de incosntitucionalidad. El «fracaso» del PP«La sentencia no ha dado la razón al PP que, recordémoslo, impugnó 129 preceptos que afectaban a 201 cuestiones de nuestro Estatut. La sentencia, ciertamente, incorpora limitaciones que deberemos analizar y superar a través de los mecanismos políticos, jurídicos e institucionales más adecuados. El Partido Popular no podrá esconder su fracaso político. No han podido liquidar el Estatut, a pesar de sus continuadas agresiones y continuas presiones sobre el Tribunal», dijo el presidente de la Generalitat.

Sin embargo, Montilla no se siente reforzado. Nos hemos sentido maltratados en este proceso, pero, ahora, en ningún caso nos sentimos vencidos. Todo lo contrario. «No hay ningún tribunal que pueda juzgar nuestros sentimientos, ni nuestra voluntad. Somos una nación. No renunciaremos a la satisfacción plena de nuestras aspiraciones de autogobierno contenidas en el Estatut que votamos», advirtió.

«A pesar de la indignación que el conocimiento de la sentencia me ha producido, y que no quiero esconderos, creo que ahora debemos actuar con serenidad e inteligencia. Las instituciones catalanas y el pueblo de Cataluña han de poder expresar, serenamente, la voluntad de no renunciar a ninguna de nuestras aspiraciones y exigir el respeto a nuestra dignidad como país», añadió a continuación.El frente catalánMontilla prosiguió informando de que «tan pronto como he conocido la noticia, he hablado con el presidente del Parlament, con el jefe de la oposición, con los presidentes de las formaciones que apoyan al Govern y con los de los otros partidos que conforman nuestro arco parlamentario».

También explicó el contenido de su conversación con el presidente del Gobierno. «Le he trasladado, sin ambigüedades, nuestra decepción por un proceso y una sentencia que nunca se debería haber producido. Esta sentencia no puede derivar en una crisis de confianza.

 

Tenemos un problema que sólo la voluntad política y la determinación conjunta de las instituciones políticas catalanas y españolas podremos superar, si nos comprometemos juntos a desarrollar todo lo que hemos hablado, acordado, votado y refrendado. Habrá que rehacer el pacto político que posibilitó el Estatut para superar las consecuencias políticas y jurídicas de esta sentencia», afirmó.ManifestaciónAntes de rehacer el pacto, Montilla cree conveniente expresar la fuerza del pueblo catalán desde las calles. «Convencido que nuestro pueblo ha de hacer escuchar su voz para expresar su sentimiento de afirmación nacional y su voluntad de autogobernarse, os quiero pedir, queridos conciudadanos, que respondáis masivamente a la propuesta de manifestación que fuerzas políticas y sociales han de organizar para poder expresar cívica y democráticamente nuestra voluntad de autoafirmación y de autogobierno. Caminamos juntos, unidos, todos los que amamos al país y defendemos el autogobierno. Hagamos de la senyera nuestra pancarta unitaria. Y demostremos que somos una nación y que formamos un solo pueblo», animó.

El presidente de la Generalita no quiere, sin embargo, causar animadversiones con su contestación. «Os quiero pedir, como presidente, que evitéis trasladar la decepción y la indignación de estos momentos, que yo siento como nadie, hacia una confrontación negativa con los otros pueblos de España. Insisto: estamos delante de una sentencia que es responsabilidad exclusiva de un tribunal. No estamos delante de un juicio del resto de España contra Cataluña. El Estatut se hizo con ánimo de concordia», dijo.

 

Montilla también apeló a la serenidad. «Ahora es el momento de expresar la grandeza de Cataluña. De demostrar todo lo que nos une y olvidar lo que nos separa.De manifestar nuestra indignación con la serenidad de un pueblo maduro y que sabe lo que quiere», afirmó.

En la parte final de su discursó admitió que «todo eso no será fácil». «En las próximas elecciones al Parlament de Cataluña será el momento en que vosotros, ciudadanos y ciudadanas de Cataluña, podréis decidir en qué dirección se debe continuar. Mientras tanto yo, como presidente, defenderé el Estatut. Nuestro Estatut. Con este espíritu actuaré, movido, más que nunca, a hacer honor al compromiso que adquirí al prometer el cargo de presidente de la Generalitat. Ésta es mi palabra. Y finalizó con un «Viva Cataluña».