Cinco muertos y más de 30 heridos al intentar tomar un aeropuerto en Perú

El número de fallecidos en la ciudad peruana de Juliaca, al sur del país, por un enfrentamiento con la policía en el aeropuerto de esa urbe subió a cinco, mientras que el gobierno peruano anunció la próxima emisión de una norma que solucionen las demandas de los manifestantes.

El coordinador de la Defensoría del Pueblo en Juliaca, Jacinto Ticona, confirmó a Efe que los fallecidos se elevaron a cinco como consecuencia de heridas de bala y perdigones en la cabeza, tórax y abdomen, mientras que hay 30 heridos siendo atendidos en un hospital y una clínica de la ciudad.

Por su parte, la presidenta del Consejo de Ministros, Rosario Fernández, dijo en rueda de prensa que una comisión multisectorial está trabajando "en estos momentos"con representantes de Puno, la región a la que pertenece la zona convulsa, para dar una norma que solucione las demandas en la ciudad andina de Juliaca.

Fernández explicó que el tema de la contaminación del río Ramis, motivo de la protesta de cientos de pobladores de la provincia de Azángaro, en la región sureña de Puno, ya había sido analizado por una mesa de trabajo, pero las protestas los sorprendieron en plena negociación de un paquete de medidas.

En ese sentido, la primera ministra dijo que "en este momento están reunidos dos ministros de Estado"evaluando ese tema y confió en que "podamos concluir con la dación de una norma"en las próximas horas, que se sumen a otras cinco aprobadas ayer para solucionar una serie de protestas en Puno, afectada por paros y bloqueos desde hace más de un mes.

Fernández agregó que "no hay ninguna justificación que pueda permitir las actitudes de violencia de ese volumen", que pusieron hoy "en gravísimo riesgo el aterrizaje de una nave"en el aeropuerto de Juliaca.

Alrededor de un millar de manifestantes intentó tomar el terminal aéreo, pero fueron repelidos por la policía y el ejército con bombas lacrimógenas y armas de fuego, según constató la Defensoría del Pueblo y la prensa en el lugar.

Fernández dijo que los actos de violencia en Puno, además de las andinas ciudades de Huancavelica y Huancayo por otros temas en esta semana, "han aparecido de pronto, de una manera sospechosamente coordinada".

Sin embargo, aseguró que el gobierno cumplirá con hacer una transferencia de poder hacia el presidente electo Ollanta Humala, sin dejar de ejercer la autoridad para poner orden ante los hechos de violencia.

Fernández le pidió a los pobladores de Azángaro que se retiren a sus hogares y reflexionen porque el gobierno está obrando de "muy buena fe"al intentar una solución dialogada.

Por su parte, el ministro del Interior, Miguel Hidalgo, dijo que 350 policías estuvieron en el aeropuerto de Juliaca para impedir la toma de la terminal, pero que los manifestantes han quemado parte de la pista y destruido las luces para orientar el aterrizaje.

"Ahora lo que nos preocupa es Azángaro porque en esa ciudad hay una manifestación violenta contra el puesto policial de ese lugar", indicó Hidalgo en la rueda de prensa.

Los vuelos aéreos hacia Juliaca fueron suspendidos hoy, tras los incidentes en el terminal, y que ahora está bajo control de la policía, agregó el ministro.