«Houston Fran tiene un problema» por Miguel Temprano

Así se perpetróPrograma: «Sálvame» . Fecha: 16/05/2012 .Contenido: un vídeo muestra a Fran Álvarez protagonizando una pelea en plena calle, en compañía de una misteriosa rubia.Al descubierto: los posibles problemas del marido de Belén Esteban.Quién se lo lleva: ambos, al hablar de ello en los medios de comunicaciónQuién pierde: Belén y Fran, porque esto saca a la luz, una vez más, los problemas existentes en su matrimonio.

La Razón
La RazónLa Razón

Menuda semanita llevamos. Yo que pensaba que la boda secreta de Telma Ortiz iba a eclipsar la enésima separación de la «princesa del Pueblo»… Pero nada, ni las fotos del Monasterio de Leyre han quitado protagonismo a las imágenes de Fran acompañado de una rubia. Me preocupa Belén Esteban. ¿Qué le pasará a la princesa? Según todos sus compañeros, «Fran tiene un problema». Siempre que escucho este comentario coincide con una de sus separaciones y/o peleas y él aparece en los programas de su mujer con los ojos vidriosos y maneras torpes al vocalizar. En esta ocasión, sin ir más lejos, nos lo han enseñado en «Sálvame» en actitud «festivalera», con una copa de más y algo desorientado. ¿Qué fue primero el huevo o la gallina? ¿Qué viene primero, el «enfilamiento marital» o el «necesito respirar y salir de Paracuellos del Jarama a tomar el aire fresco»? Fran realmente tiene un problema, y esto me apena, pues me parece un buen tío, noble, sencillo, sin dobleces, pero le noto débil. Varios programas y amigas «furtivas» han hablado de ello. Lo cierto es que la relación entre Belén y su marido viene desde su preadolescencia y han compartido y conocido muchas cosas juntos. Y a mí me surgen varias preguntas: ¿por qué Fran no puede trabajar en un bar? ¿Está sometido a un control marital excesivo? Como asegura Mila Ximénez, ¿mantienen «una relación tóxica»? Se quieren, pero se repelen, ¿como dos imanes lo hacen por el mismo polo? Sinceramente, creo que comparten la desdicha de no poder ser felices aún teniéndolo todo: familia, casa, trabajo, dinero, fama y reconocimiento. ¿Qué le pasa a él que no aguanta más de equis meses a la sombra? Soy de la opinión de que él es como el Ave Fénix, que necesita tocar fondo para volver a resurgir de sus cenizas y volver a casa «regañado y castigado». Los dos tienen el mismo problema y éste se soluciona retirándose durante una época a descansar, a recuperar fuerzas e ilusiones y a depurar amistades por ambas partes.