MENÚ
sábado 17 agosto 2019
10:53
Actualizado

El Ibex factura el 24 % de sus ingresos en América

La crisis impulsa la presencia de empresas españolas al otro lado del Atlántico n El Gobierno busca incrementar la presencia de pymes

  • El Ibex factura el 24 % de sus ingresos en América
    El Ibex factura el 24 % de sus ingresos en América

Tiempo de lectura 4 min.

16 de noviembre de 2012. 01:43h

Comentada
16/11/2012

CÁDIZ- España mantiene un vínculo económico cada vez más poderoso con Iberoamérica. En los últimos años, antes incluso de que empezara la crisis, la presencia de compañías españolas había crecido considerablemente, y no sólo la de multinacionales. Las pequeñas y medianas empresas buscan nuevos mercados en una región que comparte el mismo idioma y que ofrece un nuevo escenario económico basado en el buen manejo de las cifras macroeconómicas. Uno de los objetivos de España para esta cumbre es potenciar y allanar el despliegue de las pequeñas empresas en Latinoamérica, y para ello pretende que se adopte una carta iberoamericana de pymes. También está en la agenda el compromiso de potenciar el intercambio de profesionales cualificados entre los países iberoamericanos, una política que debería culminar con la agilización de visados.

«Iberoamérica es una región mucho más abierta al comercio, con estructuras de negocio más competitivas, con esquemas legales más modernos y mercados internos más desarrollados», explica José Antonio Llorente, consejero delegado de Llorente & Cuenca, para quien esta región ha adquirido un protagonismo en el concierto internacional que él denomina «la nueva centralidad».

Un informe de Analistas Financieros cifra la inversión española en Iberoamérica en 90.000 millones de euros en los últimos años, dirigida, fundamentalmente, a cuatro países, Brasil, México, Chile y Argentina. Aunque la inversión extranjera de España se ha reducido significativamente por la crisis, los países de esta región siguen siendo un destino importante de la inversión exterior directa, con un aumento del 65% en el año 2011. España, el segundo inversor en la región, destina una cuarta parte de su inversión exterior a Latinoamérica. Esta región se ha convertido en un balón de oxígeno para las multinacionales españolas. Santander y BBVA obtienen la mitad de sus beneficios en los mercados financieros de América Latina, a su vez, las ventas de la empresas del Ibex en la región es del 24%. Los sectores más dinámicos para las compañías españolas son los servicios financieros, telecomunicaciones, energía y extracción de petróleo y gas natural.

Latinoamérica ha sorteado, de momento, los embates de la crisis europea. El crecimiento de la región en 2011 fue del 4%, demostrando ser una de las zonas más dinámicas del mundo después de Asia. «América Latina tiene un crecimiento apoyado en la fuerte demanda asiática de materias primas y en el mercado interno», apunta Carlos Malamud, investigador del Instituto Elcano. Además, «cuenta con un bajo nivel de endeudamiento y un desarrollo de las clases medias con cierta capacidad adquisitiva», añade Llorente.

A todo ello cabe sumar la estabilidad política alcanzada en los últimos años, un hecho que hace más atractiva la inversión extranjera, que ha crecido un 8% en la primera mitad de 2012, hasta alcanzar los 72.748 millones de euros, según datos de la CEPAL. «América Latina es una gran oportunidad para España. Ya lo era antes de la crisis, pero ahora mucho más porque hay una necesidad de proyectarse en el exterior», indica Malamud. En los últimos años se ha convertido en un destino para emigrantes españoles que buscan trabajo. En este sentido, Panamá, Brasil, México y Chile son los países preferidos para los jóvenes españoles, según un informe de la consultora Randstad. Más de 50.000 españoles dejaron el país el año pasado, un 80% más que antes de la crisis. Y de ellos al menos 9.000 hicieron las maletas con destino a Iberoamérica, cuando en 2006 fueron 3.600.

Talento e innovación
Pero que nadie se lleve a engaño, advierte Llorente, porque allí no nos están esperando con los brazos abiertos: «España no puede liderar la comunidad iberoamericana, sino hacer que ésta sea mejor y más competitiva. La relación ha de ser entre iguales y en beneficio de todos. Por eso, hay que ir con la mentalidad de aportar «know how», talento, innovación, ser uno más dentro de cada país y no mantener una relación de jefe-empleado» explica el consejero delegado.


Margallo aboga en la cumbre por aplicar recetas flexibles anticrisis
España aspira a que los líderes iberoamericanos que se reúnen hoy en Cádiz apuesten por el modelo «anglosajón» de salida de la crisis, que se contrapone a las tesis alemanas, según señaló ayer el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo. A su juicio, el modelo «anglosajón», del que es partidario, «entiende que ante la perspectiva de una recesión, lo que procede es una política monetaria más flexible y una intervención decidida en los mercados de deuda», una fórmula que se caracteriza por repartir el sacrificio entre acreedor y deudor. «El modelo continental, fundamentalmente escrito en alemán, apuesta por la tesis contraria, por una política de austeridad presupuestaria extraordinariamente rígida», señaló.

 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs