La Fiscalía de Barcelona denuncia a Sete Gibernau por presunto fraude fiscal

La Fiscalía de Barcelona ha presentado en el último mes once querellas por presuntos fraudes millonarios a Hacienda, entre las que se encuentra una contra el expiloto de motos Sete Gibernau y otra contra el presidente del grupo editorial RBA, Ricardo Rodrigo.

Fuentes de la Fiscalía de Barcelona han informado hoy de que las querellas que afectan a Gibernau y a Rodrigo se refieren a ingresos que dejaron de declarar en el Impuesto de la renta (IRPF) y de sociedades del año 2005 y siguientes.

Asimismo, fuentes del entorno de Sete Gibernau han comentado que no tienen notificación oficial de la demanda de la Fiscalía sobre un presunto fraude fiscal.

Las fuentes han añadido que no es la primera vez que el expiloto de motociclismo se ve envuelto en una investigación de la Fiscalía por temas relacionados con el pago de impuestos a Hacienda.

El subcampeón del mundo de MotoGP en 2003, dejó de ingresar a Hacienda 2,8 millones de euros los ejercicios 2005 y 2006, el año que se retiró, y que corresponden al impuesto de la renta por valor de 1,8 millones el primer año y de 550.000 el segundo, según la Fiscalía.

También dejó de abonar, según estima la Fiscalía, el impuesto de patrimonio por unos 258.000 euros y 223.000 euros, los mismos años 2005 y 2006, respectivamente.

El expiloto debía declarar en España sus ingresos, ya que tiene su domicilio oficial en la localidad de Esplugues de Llobregat (Barcelona) y no en Suiza, como Gibernau aseguraba.

Por su parte, un portavoz de la editorial RBA ha asegurado a Efe que Ricardo Rodrigo tampoco ha recibido por ahora ninguna notificación oficial por este supuesto fraude a la Hacienda Pública.

De todos modos, este portavoz ha aclarado que la imputación estaría relacionada con Ricardo Rodrigo, pero que no afectaría en ningún caso a la editorial RBA.

La querella al presidente del grupo RBA se refiere a la utilización de una sociedad mercantil de su propiedad con la que habría eludido pagar el impuesto de sociedades desde el año 2005 hasta 2008, con una cuota total supuestamente defraudada de unos 2,3 millones de euros.