MENÚ
sábado 17 agosto 2019
11:04
Actualizado

Dívar y los figurantes por José Luis Requero

Tiempo de lectura 4 min.

17 de junio de 2012. 03:06h

Comentada
17/6/2012

Lo único coherente sobre el «caso Dívar» lo ha dicho la vocal Margarita Robles: tiene que dimitir no porque su comportamiento sea censurable moralmente, sino porque el CGPJ es un órgano político. Los puntos sobre las íes. La cuestión no es que haya o deje de haber delito –que no lo hay-,  sino que el Consejo es un órgano político donde manda la oportunidad; se hace política, planificada o improvisada, pero política. Y muchos, sin enterarse, actuando en este drama como actores de reparto o, pero, de figurantes. De relleno.

Dívar es una rara avis. No vinculado a asociación alguna, ajeno al mundo de la política judicial, callado y sin ideas conocidas sobre la Justicia, ha desarrollado su vida profesional en la soledad. Su nombramiento –un bombazo– fue maquiavélico: se le buscó para «ocupar» el cargo. Otros mandarían. Fiel a su ADN, en estos años ha sido silente, distante, sin amigos. No sé si tiene enemigos, pero no pocos tuvieron que tragar –y mucho– con su nombramiento. Ahora se desquitan.

En el Consejo se hace política  y lo de menos es que sus viajes estuviesen justificados. No se trata ahora de hacer comparaciones con los gastos de políticos y otros altos cargos o con los dineros de algún que otro juez. Basta constatar la carga de hipocresía que hay en todo esto y Dívar ha llevado en el pecado la penitencia: cuando se fabrica –no salta– el escándalo, su soledad y misantropía judicial, su apartamiento de la lucha política –en un órgano donde se hace política sin escrúpulo–, le han perdido. No era fácil defender a quien parecía ignorar dónde está, a quien no ha sabido ganarse a la gente, pero para eso está el olfato político.

El CGPJ es un órgano político, luego hay que hablar –es la jerga– de derechas e izquierdas, de progres y conservadores. Con Dívar la izquierda política, mediática y judicial ha ido de caza mayor. A estas alturas no sé qué hay detrás de todo esto, si odio,  venganza o, simplemente, causar el mayor daño posible al CGPJ, si tiene esto algo que ver con los planes para su reforma; ignoro qué se gana con su dimisión: ¿qué triunfe la moral? ¡Por favor!…Lo cierto es que otros órganos constitucionales no están menos politizados pero, desde dentro, no se trabaja para su destrucción.

En el mundo de la Justicia y en el CGPJ se hace política y muchos no se enteran; han aceptado el papel de figurantes en una película que  está rodando la izquierda político-judicial y mediática. En este Consejo llevan tiempo guerreando entre sí las facciones de esa izquierda, pero en el caso Dívar se han recolocado porque no les merece enfrentarse, sea cual sea la causa. Lo relevante era demostrar su poderío, quien manda en el barrio, que cuando quieren destruir a un adversario, lo destruyen; su prensa ha demostrado que si hay que denigrar, se denigra, incluso de la forma más repugnante.

Y «la derecha» ha tolerado que se cobren esa pieza de caza mayor: la cuarta autoridad del Estado; se ha dedicado, con candidez injustificable, a elucubrar sobre las excusas del cazador. Ha entrado en el juego de esos leones que descuartizan a una gacela despistada, sin caer en la cuenta de que, en el fondo, esa pobre gacela no es ajena a su manada. Que Dívar no se haya dejado ayudar, que suscite poco aprecio o carezca de amigos no exime de hacer frente al león, aunque sea porque en eso nos va la vida. Ahora ha sido esa gacela, mañana otra. El león, orgulloso, se sabe rey de la selva.

Repito: en el CGPJ se hace política y a muchos esto les repugnará. El caso Dívar  muestra con crudeza quien lleva politizándolo –destrozándolo– desde hace casi veintisiete años. Que quede claro. Y que quede claro que mientras las cosas sean lamentablemente así, no se puede ser actor de relleno: si hay jueces o asociaciones que reclaman un papel protagonista, no pueden dejarse robar ese papel. Salvo que tengan vocación de figurantes en el gran teatro judicial.

 

José Luis Requero
Magistrado de la Audiencia Nacional

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs