MENÚ
miércoles 21 noviembre 2018
00:13
Actualizado
  • 1

AMELIA PÉREZ DE VILLAR : «Es extraordinario descubrir a Dickens a través de sus amores»

La escritora analiza la correspondencia del autor inglés

  • AMELIA PÉREZ DE VILLAR : «Es extraordinario descubrir a Dickens a través de sus amores»

Tiempo de lectura 4 min.

22 de abril de 2012. 21:24h

Comentada
23/4/2012

VALENCIA- En 2012 se cumple el bicentenario del nacimiento de Charles Dickens, uno de los autores ingleses más reconocidos de todos los tiempos. Pero es quizás su faceta romántica de la que menos se sabe. Por esta razón, la escritora y traductora Amelia Pérez de Villar, analiza las misivas de amor del escritor inglés con las tres mujeres de su vida, su esposa Katherine, Maria Beadnell y Nelly Ternan. «Dickens enamorado» (Fórcola) es un ensayo sobre la vida íntima de un autor que nos demuestra que amar escapa a la razón y a la época.

 –¿Cómo llegan a sus manos las cartas de amor Dickens?
–Llegaron como proyecto de traducción. El director editorial de Fórcola, Javier Jiménez me descubrió un libro editado en 1908 titulado «Epistolares» de la Sociedad Bibliófila de Boston y en él se recogían las misivas de amor entre Charles Dickens y una mujer que no era su esposa. Pero yo también estaba investigando sobre otra relación de Dickens al margen de su matrimonio. Él hablaba de Maria Beadnell y yo de Nelly Ternan. Nos costó muchos correos electrónicos darnos cuenta de que no hablábamos de la misma mujer ni de la misma historia de amor. Él no sabía de lo que yo le estaba hablando, yo tampoco sabía de la existencia de Maria Beadnell. Por todo ello, nació este pequeño ensayo.

–¿Y cómo se realiza tan exhaustivo trabajo si solo se poseen cinco o seis epistolares de cada periodo?
–Fue un trabajo de investigación impresionante. Pero porque, aparte de que se conocen solo esas pocas cartas, solo se tiene conocimiento de la correspondencia de Dickens hacia estas mujeres. Desconocemos las respuestas.

–¿Cuántos tipos de amor encontramos en este ensayo?
–Varios tipos.  Encontramos ese amor apasionado de la juventud, vehemente, que se expresa como se siente, hacia la joven Maria Beadnell. Y es extraordinario descubrir a Dickens por esa vía. Luego tenemos el amor por su mujer, esa relación afectiva que le permitió mantener el matrimonio en pie y criar a diez hijos. Y, mi amor favorito es el que siente en su última etapa, hacia Nelly Ternan. Una forma de amar en madurez.

–Pero  mantuvo esta relación siempre en secreto, escondida de la vida pública. A Nelly Ternan se la describe como la mujer «invisible».
–Es cierto. Y también que respondía al tópico de un hombre de más de cuarenta años que se enamora de una jovencita de dieciocho. Pero también es verdad que fue la mujer más afín a él, con personalidades muy parecidas. No fue solo un «rollo» como se suele decir, fue su compañera durante sus últimos años.

–¿Se puede desprender del ensayo que el rechazo de  Beadnell fue el inicio de la impresionante carrera literaria de Charles Dickens?
– En una de las cartas del libros se recoge que el rechazo de Maria le dio la oportunidad de sentir esa necesidad de asentarse y establecerse y de mostrar al mundo quien era él. Si podemos decir que la negativa de esta mujer le influyó hasta el punto de que el personaje de Dora en «David Copperfield» está inspirado en ella.

–Pregunta obligada, ¿cuál su novela favorita de Dickens?
– Para mí es «Casa desolada».  Es su novela por excelencia.

 

Las mujeres de Charles Dickens
Charles Dickens amó a tres mujeres en su vida. La primera de ellas fue Maria Beadnell, una joven muy influida por unos padres que no le permitieron establecer relación con el joven Dickens. Aunque con el paso del tiempo, volverían a retomar el contacto, este primer enamoramiento nunca llegó a materializarse. Tras el rechazo de la joven, buscó refugio en la que se convertiría en su esposa Katherine y con la que tuvo diez hijos. Ya en sus años de madurez, el autor inglés se enamoró de otra joven, Nelly Ternan,  a la que puede considerarse el gran amor de su vida.
 

Últimas noticias