MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
03:11
Actualizado
  • 1

17 años de cárcel por dejar morir por desnutrición a su bebé de dos meses

Alicante.

Tiempo de lectura 4 min.

24 de junio de 2010. 15:51h

Comentada
Alicante. 24/6/2010

El magistrado presidente del jurado de la sección séptima de la Audiencia de Alicante, con sede en Elche, ha impuesto una condena de 17 años y seis meses de prisión al padre y a la madre de una recién nacida a la que la pareja, de nacionalidad británica y vecina de Alicante, dejó morir desnutrida y sin recibir asistencia médica tras sufrir un golpe en la cabeza en una caída accidental.

El presidente del jurado, en aplicación del veredicto que dictó el tribunal popular, considera que el padre y la madre de la niña, que tenía dos meses en el momento de su fallecimiento en marzo de 2008, son autores de un delito de asesinato con la concurrencia de   parentesco, por lo que deberá cumplir cada uno de ellos 17 años y medio de prisión.

El ministerio fiscal había solicitado 19 años de cárcel y la defensa la libre absolución de los progenitores o una condena reducida por homicidio imprudente con la eximente incompleta de alteración mental en el caso de él y de miedo insuperable en el de ella. 

El tribunal del jurado declaró como hechos probados que Daryl W. y Carla Marie D., de 22 y 20 años actualmente, tuvieron una niña en enero de 2008. Desde el nacimiento del bebé "siendo conscientes del riesgo vital que ello conllevaba, dejaron de prestar a la menor los cuidados que la misma, por razón de su edad, precisaba, no proporcionándole el alimento indispensable para su correcto desarrollo ni la atención médica adecuada".

Asimismo, considera probado que desde febrero y hasta la muerte de la menor, los acusados la golpearon en diversas ocasiones y le propinaron manotazos en la cara y la cabeza. Además, como consecuencia de una caída accidental, la niña presentaba un golpe en la cabeza "y aún así ni se dirigieron a un centro médico alguno ni solicitaron asistencia facultativa, a sabiendas de su probable muerte".

Debido a esta circunstancia, la recién nacida sufrió dos lesiones cerebrales de origen traumático y presentaba además dos fracturas craneales y un deficiente desarrollo en relación con su edad y peso. Las lesiones, unidas al "mal estado general y deprimido de la niña y al abandono consciente de las consecuencias de su despreocupación", llevaron al fallecimiento de la niña, en una calle de Torrevieja, recoge el fallo. 

En la sentencia, el magistrado destaca que los forenses no descartaron que las fracturas que presentaba la menor se debieran a un solo golpe procedente de una caída y añade que de las pruebas practicadas, testigos, forenses y de los propios acusados, queda probado que ambos eran "conscientes y culpables de la desnutrición de la niña, de la desatención médica, de su ausencia de cuidados adecuados que, sumados en conjunto, han provocado el debilitamiento y posterior muerte de la menor".

Además, añade que tanto el padre como la madre golpeaban a la menor y así lo reconocieron en el acto del juicio que "sabiendo de la importancia y gravedad del golpe de la niña, y que se aprecia y demuestra en las fotografías del informe de autopsia, no acudieron ni se dirigieron a centro médico alguno, incurriendo así en la omisión del deber de socorro". 

Últimas noticias