MENÚ
sábado 25 mayo 2019
22:37
Actualizado

Virus en el móvil: el software corrupto crece un 23% en un año

Dos de cada tres europeos prefieren prescindir un mes de cerveza o chocolate antes que de su smartphone. Mientras tanto, existen más de diez mil virus en el ámbito de la tecnología móvil. Troyanos bancarios, aplicaciones falsas o programas espías que roban la información personal son las principales vías que utilizan los ciberdelincuentes para estafar a sus víctimas
 

  • Virus en el móvil: el software corrupto crece un 23% en un año

Tiempo de lectura 4 min.

31 de marzo de 2012. 21:33h

Comentada
1/4/2012

Descargar una inocente aplicación con apariencia de bocina sin saber que ésta dará acceso a toda nuestra información personal o pagar facturas que recogen envíos de mensajes a números «Premium» sin el previo consentimiento del usuario son sólo dos ejemplos del sinfín de posibilidades de un cibercriminal para saquear a los dueños de los teléfonos de última generación. «Los smartphones y tabletas no son sino ordenadores en miniatura con múltiples posibilidades de comunicación y que almacenan una cantidad ingente de datos, tanto personales como profesionales; lo que constituye un suculento botín para los estafadores on-line», declara a este semanario Ignacio Heras, responsable de Comunicación de G Data.

Según un estudio realizado por la consultora Nielsen, el 49 por ciento de los teléfonos móviles que había en España al cierre del tercer trimestre del año eran ya smartphones.  El auge de la tecnología móvil requiere de sistemas de seguridad que garanticen el buen uso de los dispositivos. Los usuarios de PC están concienciados desde hace años, no así los de smartphones y tabletas, donde el cibercrimen está haciendo estragos.

«Hay más de 10.000 virus en el ámbito de la tecnología móvil, por lo que protegerse es fundamental. Seguridad en el móvil no es sólo un antivirus, va más allá. Se debe garantizar el buen uso del aparato, la actuación en caso de robo o la confidencialidad de la información personal», subraya Christian Thorn, portavoz de My Mobile Security.

La compañía G Data asegura haber detectado un total de 2,57 millones de nuevas formas de «malware»–cualquier tipo de amenaza informática–, lo que supone un 23 por ciento más que el año anterior. Los troyanos siguen siendo la amenaza más repetida, seguida de los «backdoors». En tercer lugar estarían los programas espía, que operan robando la información personal, o los datos guardados por los usuarios.

Para Christian Thorn, la conexión de estos grupos con la mafia es evidente. «Los que se dedican al tráfico de drogas o a la prostitución ahora enfocan su trabajo al mundo electrónico», destaca Thorn; quien asegura que «la mayoría de las aplicaciones de banca son de consulta y las transacciones se realizan de manera electrónica, lo que favorece un control más eficiente de las cuentas para las instituciones bancarias, ya que cada vez se maneja menos dinero en efectivo». Magnus Kalkuhl, director europeo de Kaspersky Lab, indica que «principalmente se muestran las aplicaciones en las tiendas de venta. La gente acepta todo porque no es consciente del peligro, y el propio usuario se descarga la aplicación maliciosa. Dependiendo de la habilidad del ‘‘hacker'' y de la complejidad de la operación se puede llegar a ganar hasta 20.000 euros».

Mejora de las constraseñas
La utilización de troyanos bancarios   –pese a no ser la familia de virus más numerosa–, puede manipular las operaciones económicas realizadas por la víctima en internet, permitiendo cambiar el destinatario de una transferencia electrónica. «La banca on-line, en la medida que se populariza y es utilizada de forma masiva, se convierte en un apetitoso objetivo de los ciberdelincuentes. Las entidades bancarias están invirtiendo en diferentes tipos de tecnologías: encriptan la información que intercambia con el usuario y exigen una doble contraseña en muchos casos, pero los atacantes no están poniendo su punto de mira en la banca, sino en los dispositivos del usuario final, que constituyen el punto débil de la comunicación on-line usuario–banca», apunta Heras.

Hoy en día, aproximadamente el 75 por ciento de los virus en smartphones son descubiertos en sistemas Android. Christian Thorn destaca que «Apple tiene un sistema más cerrado, por lo que tiene más control de la actividad de los desarrolladores de aplicaciones. Sin embargo, esa limitación restringe aplicaciones que pueden resultar convenientes para el usuario.

Android es más abierto; se pueden conocer los virus que hay detrás. Para un ‘‘hacker'' es más sencillo introducir un virus en estos sistemas Android». Además, como prueba de la popularidad de la plataforma de Google,  Heras subraya que «durante los días 24 y 25 del pasado diciembre se llegó a alcanzar el pico de 3,7 millones de activaciones de dispositivos Android». El desarrollo y la investigación de sistemas antivirus en dispositivos móviles es constante. El objetivo es ofertar aplicaciones que deben resultar atractivas, pero no peligrosas. Al mismo tiempo se debe facilitar una navegación útil, nunca dañina; para finalmente, garantizar la privacidad del usuario.

«Cibercrimen» organizado
Magnus Kalkuhl considera que «en 10 años habrán desaparecido las amenazas en el entorno del PC. No así en teléfonos  y tabletas, aunque los ataques irán dirigidos hacia la nube digital».

Ignacio Heras opina que «el de las amenazas móviles es un universo relativamente nuevo, tanto desde la perspectiva de los ciberdelincuentes como desde la de los fabricantes de soluciones de seguridad. El crecimiento del ‘‘malware'' móvil será mucho más vertiginoso y sofisticado, pues ya existen las estructuras y una industria del cibercrimen perfectamente organizada».

Hay constancia de algunas estafas de millones de euros. Clientes particulares han sufrido pérdidas de entre 300 y 400 euros, pero no son conscientes a corto plazo, ya que los cobros se van sucediendo paulatinamente en pequeñas cantidades. El destinatario, en todo caso, es la cuenta del estafador.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs