El videojuego planta cara a la «piratería»

Una sentencia dice que comerciar con tarjetas R4 constituye delito

Imagen de Mario Bros
Imagen de Mario Bros

Ha sido el juzgado de lo Penal de Palma de Mallorca el primero en dictar sentencia en España en contra la importación y comercialización de los llamados «módulos de carga de videojuegos» para las consolas portátiles de Nintendo, que popularmente se conocen como «cartuchos o tarjetas R4». Estos dispositivos tienen una principal razón de ser: la de burlar y desactivar la tecnología anti-piratería presente en el hardware de Nintendo y permitir al usuario utilizar copias ilegales de los juegos.
Esta sentencia, que es firme y no puede ser apelada, reconoce el daño causado a Nintendo y castiga a cada uno de los responsables con seis meses de prisión y una indemnización que alcanza los 4.000 euros por el perjuicio causado a la empresa japonesa. Según Rafael Martínez, subdirector general de Nintendo Ibérica. «Estamos satisfechos de ver que España se une a la lista de países de la Unión Europea, tales como el Reino Unido, Alemania, Italia, Holanda y Bélgica, que cuentan con similares decisiones judiciales favorables». Y es que, tal y como afirmaba el directivo de Nintendo, «España es uno de los países de la Unión Europea con mayor número de videojuegos ilegales descargados de internet».
Muchas veces se ha acusado a los principales fabricantes de consolas de facilitar que sus dispositivos sean presa excesivamente fácil de los amigos de jugar sin pagar. Lo cierto es que han sido precisamente Microsoft, Sony y Nintendo las empresas que más han invertido en la batalla por impedir que el software ilegal circule por sus consolas. Xbox 360 sufre periódicamente el baneo (la expulsión permanente del acceso on line de sus juegos) en las consolas en las que se detectan juegos ilegales. Sony actualiza de forma regular el software de su PlayStation 3, lo que unido a que utiliza Blu-ray, dificulta enormemente el trabajo de los piratas. Pero quizá sea Nintendo quién más ha sufrido esta lacra. Wii y Nintendo DS son, junto a la PSP de Sony, las consolas más pirateadas de la presente generación de videojuegos. Según Martínez, España es uno de los países de la UE con mayor número de videojuegos ilegales.


Entretenimiento muy goloso
- ¿Cuándo nace el «pirateo»? Casi desde que lo hace el videojuego. Su auge, sin embargo, llega en el momento durante el cualcualquiera puede descargarse una copia del último «blockbuster» sin necesidad de conocimientos informáticos.

- ¿Quién es el responsable? No se puede achacar toda la culpa a la crisis, ni tampoco al precio de los mismos, que se mantiene como en los últimos 15 o 20 años.

- ¿Cuánto cuesta un cartucho? El precio de los de Nintendo se sitúa entre 35 y 40 euros. «Los Sims 3» costará 40,95, lo mismo que el próximo de «Star Wars».