MENÚ
domingo 23 septiembre 2018
03:01
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

ANTE LA DIADA / ENCUESTA NC REPORT

El 77% de los españoles rechaza que Cataluña se independice

- El 77,3% de los españoles está en contra de la pretendida autodeterminación que ambicionan los nacionalistas.  - El 86% exige al Gobierno que controle las cuentas de la Generalitat si se la rescata.  - El 56,3% cree que Artur Mas dedica fondos públicos del Estado para promover el separatismo-  - El 63,7% suprimiría las «embajadas» en el exterior, que cuestan casi 33 millones de euros

  • La mayoría pide que el Estado controle las cuentas de la Generalitat
    La mayoría pide que el Estado controle las cuentas de la Generalitat

Tiempo de lectura 4 min.

10 de septiembre de 2012. 03:13h

Comentada
10/9/2012

MADRID- Apenas 24 horas restan para que el desafío independentista se ponga en escena, un año más. Pero la manifestación con motivo de la Diada de mañana será, sin duda, diferente. ¿El motivo? Que es la primera ocasión en que Cataluña lanza su órdago independentista pocos días después de solicitar un rescate en toda regla del Gobierno. Un doble rasero, el de querer separarse de España y a la vez pedir su dinero, que no es ni mucho menos aprobado por los españoles. Así se desprende de la encuesta de NC Report para LA RAZÓN, en la que seis de cada diez españoles están a favor de rescatar a Cataluña, pero al mismo tiempo tres de cada cuatro rechazan su independencia. Y tampoco tiene demasiados seguidores la gestión de Artur Mas al frente de la Generalitat.

No gusta a los españoles que no renuncie a una sola de sus «embajadas» en el exterior ni a recortar los sueldos a sus diputados. Tampoco que dé aliento a las pretensiones independentistas, amenazando con adelantar elecciones si los «hombres de negro» del Gobierno entran en Cataluña y alentando el enfrentamiento entre esta comunidad y el resto de España. Porque ésa es la actitud de Artur Mas. Una política de gestos impropia para alguien que acaba de pedir 5.023 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómico para hacer frente a los vencimientos de su deuda.

Y es que lanzar un órdago con la que se le viene encima no parece la opción más inteligente. Desafío que pasará su prueba de fuego mañana, durante la manifestación  en Barcelona con motivo de la Diada. De marcado carácter independentista, el líder de CiU y los suyos llevan días animando a los catalanes a salir a la calle y defender con «contundencia» el pacto fiscal y el catalán o, lo que es lo mismo, forzar a Rajoy a dar un paso atrás y ceder al chantaje.

Sobra decir que a Mas le cuesta apearse del carro del soberanismo que tantos votos le reportó en las últimas elecciones, pero Cataluña ha demostrado que por sí sola no puede mantenerse. El líder de CiU se ha olvidado de los 70 millones que aún debe a las entidades sociales, los diez millones que adeuda a la educación concertada o los impagos acumulados a la sanidad concertada, que ya superan los 345 millones. Por no hablar de las veces que los funcionarios catalanes han estado a punto de no cobrar su nómina, mientras  Mas se negaba a reducir el sueldo de 3.000 euros mensuales de los diputados porque cobrar menos de eso era inaudito.

Tampoco está dispuesto a cerrar ni una sola de las 23 sedes que Cataluña tiene repartidas por el mundo, pese a verse obligado a solicitar un «crédito puente» urgente y así poder pagar sus deudas. Hablamos de las seis «embajadas» y las 17 delegaciones comerciales que tiene en el exterior y que suponen un gasto anual de 32,8 millones de euros. Y en su empeño por aparentar independencia del Estado, al Gobierno de la Generalitat se le van ocurriendo fórmulas para tapar su mala gestión sin tener que pedir ayuda. La última, que no la única, pretende que una parte de la subida del IVA repercuta en Cataluña.

Sea como fuere, el panorama que se le viene encima a Mas no es muy alentador. Esta semana comienza un curso político en el que volverá a ponerse de manifiesto el conflicto latente entre España y los partidarios de la independencia catalana. El primer órdago llegará bajo la proclama «Cataluña, nuevo Estado de Europa», el lema de una Diada que se prevé multitudinaria. El segundo, el 20 de septiembre en la reunión de Mas con el presidente Rajoy en Moncloa en la que volverá a plantear el pacto fiscal. De ambos acontecimientos dependerá el futuro de Cataluña. Y al mismo tiempo, el de España.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs