Zapatero ve con «mucha cautela» la posibilidad de quiebras controladas

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho que ve con "mucha cautela"la posibilidad de que el fondo de rescate de 750.000 millones de euros --que los líderes europeos han acordado este viernes hacer permanente-- incluya las quiebras controladas de países en la eurozona para que el sector privado asuma parte de la carga.

"Estamos más cerca de los que están en una posición de mucha precaución a la hora de incorporar al sector privado. Mucha cautela (porque) este mensaje, sin más, tiene riesgo. Estaremos de la parte que más cautelas va a expresar", ha resumido en rueda de prensa Zapatero al término de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Bruselas.

Esta será la posición que defenderá España en el debate que se emprenderá de aquí a diciembre sobre los detalles del mecanismo permanente de rescate que los 27 han decidido crear para casos de crisis de deuda como las vividas por Grecia, España y Portugal.

Los líderes europeos han aprobado un nuevo sistema de sanciones a los países con déficit y desequilibrios excesivos y han acordado realizar una 'minirreforma' del Tratado de Lisboa con el objetivo de hacer permanente el fondo de rescate. "Deberemos tener la prudencia de escuchar atentamente al Banco Central Europeo sobre el mecanismo de rescate y a todos los Gobiernos", ha declarado Zapatero, que ha defendido la importancia de convertir en "permanente"dicho fondo. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, también se opone a la posibilidad de quiebras controladas.

Zapatero, además, ha insistido en que la modificación del Tratado será "limitada"y que es necesaria para evitar "problemas constitucionales"en algunos de los Estados miembros, como Alemania. Sobre la tesis defendida por Alemania para suspender el derecho de voto en el Consejo a los países reincidentes en la indisciplina fiscal y que será estudiada por Van Rompuy, el presidente del Gobierno ha opinado que "no es probable, más bien (es) muy difícil"que se establezca una situación "tan drástica", habida cuenta del "ambiente"en la reunión de los 27.

Respecto a las nuevas sanciones para reforzar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, Zapatero ha querido recordar que él expresó su "opinión favorable"a la posibilidad de más sanciones "para ayudar al cumplimento de los objetivos comunes"y que este viernes el Consejo de la UE "ha confirmado esta dirección".

Con la decisión de este viernes se envía, ha dicho el presidente del Ejecutivo, un mensaje "de mayor rigor, exigencia y poderes"en manos de la Unión Europea para evitar el riesgo de contagio de inestabilidad a la zona de euro. "Si funciona la parte preventiva y correctiva, y tenemos que hacer que funcione, no tendríamos que llegar nunca al escenario de falta de estabilidad grave y permanente porque un país no cumple", ha añadido.

Por otra parte, Zapatero huyó del optimismo al analizar los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, que refleja que el paro bajó en 70.800 personas y que la tasa descendió en más de tres décimas, hasta el 19,79% de la población activa.

Según apuntó, son cifras positivas porque muestran que 70.000 personas han encontrado empleo, pero queda una "muy ardua"tarea por delante que exige "una gran tenacidad"y cumplir las reformas.

Es necesario, añadió, que la economía se ponga a funcionar con un mayor rendimiento y lograrlo, tras la grave crisis padecida, "va a costar trabajo".

Zapatero confió en que los datos de la EPA se vayan consolidando en el futuro, pero hizo hincapié en la necesidad de prudencia.

"Independientemente de todo, la tasa de paro sigue siendo muy alta; aunque tengamos una cierta reducción, no podemos expresar ni un ápice de satisfacción", recalcó.