Renfe ve «inútil» la rebaja del 5% de sus tarifas

Ha perdido más de seis millones y no ha captado más viajeros

Los descuentos en Cercanías y Media Distancia no han surtido efecto
Los descuentos en Cercanías y Media Distancia no han surtido efecto

MADRID- Cuatro meses después de que el Gobierno aprobara su paquete de medidas de ahorro energético, el balance del mismo no es excesivamente halagüeño, según fuentes consultadas por este diario. Ninguna de las medidas ha conseguido la meta que perseguía, aseguran fuentes gubermamentales. De hecho, este resultado ha pesado en la voluntad del Ejecutivo para no prorrogar alguna de las mismas a partir de hoy, como la rebaja de la velocidad máxima permitida por carretera y la disminución de hasta el 5% de los precios de los billetes de Cercanías y Media Distancia. La factura energética con la caída de la velocidad a 110 kilómetros por hora bajado sólo un tercio de lo previsto inicialmente por Industria. Mientras, el descenso de hasta el 5% de las tarifas de Media Distancia y Cercanías no ha logrado enganchar al tren a nuevos pasajeros. El Ejecutivo pretendía fomentar el uso del transporte público para ahorrar en hidrocarburos. Fuentes de Renfe critican duramente por «inútil» esta medida y también su impacto en la cuenta de resultados. «El Ejecutivo adopta decisiones políticas sin tener en cuenta su efecto negativo en el balance de la compañía», asegura un alto cargo de la sociedad a LA RAZÓN. Según cálculos de la compañía ferroviaria, Renfe habrá perdido más de seis millones de euros (1.000 millones de las antiguas pesetas) en los cuatro meses de aplicación de la rebaja de sus billetes. Este directivo de Renfe achaca a intereses meramente electorales la decisión del Gobierno de incluir una reducción del precio de Cercanías y Media Distancia en el paquete de medidas de ahorro energético, que aprobó el Consejo de Ministros el pasado 4 de marzo. A su juicio, la evolución del número de viajeros de marzo a junio no es imputable a esta medida. Es más, advierte de que no ha contribuido a aumentarlo y mucho menos a atraerse a nuevos pasajeros. «Ha sido una decisión populista a las puertas de las elecciones municipales», avisa. De hecho, la tendencia en esta área de negocio es de un goteo de pérdida en el número de viajeros. Como botón de muestra, en 2009 bajó el 6,9%.