«Pepinos tomates y lechugas han desaparecido de los menús»

LA IMAGEN. El jamón ibérico es uno de los platos que más triunfan entre los comensales alemanes

Madrid- De Lübeck han salido personalidades como el escritor Thomas Mann («La montaña mágica») y el Nobel de la Paz, Willy Brandt. Luis Zamubio no ha entrado –de momento– en los libros de historia, pero lleva desde 1987 viviendo en la localidad alemana. De origen chileno y descendencia española regenta el único bar de tapas de la localidad. El 95 por ciento de su clientela es alemana y, aunque él preferiría vender callos a la madrileña y patas de cerdo, la tortilla de patatas y el chorizo son sus platos estrella. «La ensalada no forma parte de mis platos, pero las bromas sobre el pepino español se repiten a diario». Explica que entre los habitantes de la localidad no ha cundido el pánico pero sí que se extreman las precauciones. «Era habitual que los niños se llevaran al colegio un pepino sin pelar con sal, pero desde hace una semana ya no se les da», asegura Zamubio. Entre sus colegas de profesión existen muchas suspicacias. Cuidan la higiene al máximo en sus establecimientos, pero desconfían de sus proveedores. Son ellos los que les abastacen y hacia donde apuntan las investigaciones de los expertos.
El propietario de La Tapería no compra muchas verduras, pero en determinados productos como los pimientos de Padrón que «sólo pueden venir de España» sí que ha notado cierto retraso. Asegura que en los restaurantes de alrededor tampoco han notado la falta de producto español. «Eso sí, en las fruterías el precio del pepino está por los suelos. Es como si te lo regalaran». Zamubio, que también está licenciado en biotecnología, asegura que no tiene miedo pero, «mi familia y yo hemos dejado de comer ensaladas, por si acaso».