Cifuentes hace balance «satisfactorio» y ve «impecable» la actuación policial

La Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, ha hecho un balance "muy satisfactorio"de cómo se está desarrollando el aniversario del 15M, ya que se ha podido conjugar el derecho de manifestación con la salvaguarda del orden público, y ha subrayado que la actuación policial está siendo "impecable".

En declaraciones en Onda Cero, la Delegada del Gobierno ha opinado que el movimiento 15M "no es tan desorganizado como quiere dar a entender", e incluso cuenta con cobertura económica, y ha afirmado que ya no tiene que ver con movimientos sociales, sino con ideología de extrema izquierda y antisistema.


La Delegada ha celebrado la "impecable"actuación de la Policía Nacional, ya que en los dos desalojos de la Puerta del Sol -la madrugada de ayer y la de hoy- no ha habido incidentes relevantes ni se ha alterado el orden público. "De momento el saldo hay sido muy satisfactorio: se ha podido compatibilizar el derecho de reunión y de manifestación con el hecho de impedir una acampada similar a la del año pasado -que era claramente ilegal- y, sobre todo, salvaguardar el orden público", ha afirmado.


Ha recordado que en el desalojo de ayer hubo 18 detenidos, de los cuales 9 ya están en libertad y el resto -muchos de ellos con antecedentes policiales y penales, ha especificado-, pasarán a disposición judicial.


Por el contrario hoy, ha proseguido, el desalojo se ha llevado a cabo con mucha menos gente y, según ha afirmado, sólo ha habido un detenido. "En ambos casos no ha habido que realizar ninguna carga; la intervención de la policía ha sido absolutamente ordenada y mesurada", ha insistido.


Bajo su punto de vista, el hecho de que ayer hubiera mucha menos gente en la Puerta del Sol en comparación con el sábado demuestra que el fenómeno "se ha ido desinflando".
Cifuentes ha señalado que en el último año ha asistido -no disfrazada ni de incógnito, según ha matizado- a varias asambleas del 15M para poder hablar de él con "conocimiento de causa".


Unas asambleas que le permitieron darse cuenta de que se trata de un movimiento que tiene más organización de la que pretende dar a entender, y que incluso cuenta con cierta cobertura económica de gente que está detrás apoyándolo. Cifuentes ha dicho que en aquellas asambleas percibió "cierta ingenuidad"en los planteamientos políticos y también "radicalidad ideológica". Si en sus comienzos en 15M tenía que ver con movimientos sociales, ha dicho, hoy está "muy ideologizado", con una tendencia hacia la extrema izquierda y, en ocasiones, próximo a los grupos antisistema, por lo que ha asegurado no estar de acuerdo con "casi nada"de sus planteamientos.