La madre del menor muerto en El Aaiún denuncia a los policías que dispararon

La madre del adolescente de 14 años fallecido el domingo por disparos de la Gendarmería Real marroquí junto a El Aaiún (Sahara Occidental) ha presentado una denuncia contra los responsables de la muerte de su hijo.

En la denuncia, presentada ante el Procurador del Rey (Fiscalía) del Tribunal de Apelación de El Aaiún y el Procurador del Rey del Tribunal Militar de Rabat, Bent Lahmidi, madre del menor Nayem Elgarhi, exige el "juicio inmediato de los responsables militares que le causaron la muerte después de dispararle".

En el documento, al que tuvo acceso Efe, Lahmidi anuncia también su "rechazo a recibir el cadáver de Nayem antes de que se realice una investigación y una autopsia urgente de su cuerpo".

Asimismo, pide que se abra una investigación sobre las "circunstancias del tiroteo en contra de mi hijo que ha fallecido, Nayem Elgarhi, y su hermano, Zubair Elgarhi, quien se encuentra en una estado crítico en el hospital militar de El Aaiún".

"El hijo que ha fallecido a causa de los disparos y su hermano herido intentaban entrar para visitarme a mí y a mi familia al campamento, donde estamos desde el 10 de octubre", señala Lahmidi, quien califica lo ocurrido como un "crimen contra la humanidad".

Las autoridades marroquíes alegan que los policías recibieron un disparo desde el convoy de dos vehículos en el que viajaba Elgarhi, y en el que también iba uno de los heridos, Ahmed Daudi, quien, según Rabat, regresaba al campamento para "vengarse"tras haber sido expulsado.

De acuerdo con el Gobierno marroquí, el vehículo transportaba un "verdadero arsenal"y los agentes actuaron en "legítima defensa"tras haber recibido primero el disparo.

Mientras, dentro del campamento de Gdaim Izik, donde miles de saharauis protestan desde el 10 de octubre por sus condiciones socioeconómicas, el cerco policial y militar se ha estrechado en las últimas horas, según fuentes saharauis.

Las fuerzas de seguridad impidieron hoy, en un puesto de control en la carretera, a periodistas de varios medios de comunicación españoles, entre ellos EFE, acceder al campamento bajo el argumento de que era necesario una "autorización previa del Ministerio del Interior".