La mujer «todoterreno» el motor de la familia

Que las mujeres se hayan incorporado al mercado laboral no las ha liberado de otras tareas. Ellas son las que cuidan del pequeño cuando se pone malo y del mayor cuando lo requiere. Las estadísticas reflejan que sus maridos no colaboran lo necesario.

Las mujeres tienen muchos problemas para poder trabajar y ayudar a sus hijos con las tareas escolares
Las mujeres tienen muchos problemas para poder trabajar y ayudar a sus hijos con las tareas escolares

L a incorporación al mercado laboral de las mujeres es una realidad desde hace décadas. Sin embargo, a pesar de los notables avances de los últimos años, las mujeres siguen siendo las principales cuidadoras tanto del hogar como de menores, mayores, discapacitados y enfermos. Nace así el conocido modelo de mujer «todoterreno» que reduce su tiempo libre y ocio para multiplicar sus funciones en una sociedad en la que el machismo ha mermado, pero no desaparecido.

A lo largo de su vida, todos los seres humanos necesitan la ayuda de otras personas. Edad, enfermedad y discapacidad son los principales motivos de dependencia, y es en estas circunstancias cuando las mujeres adquieren mayor protagonismo en la familia. Según datos del informe «El cuidado de las personas, un reto para el siglo XXI» elaborado por La Caixa, España se caracteriza por la homogeneidad en el perfil de quien cuida: mujeres de unos 50 años, casadas, sin trabajo ni formación superior, que se encargan de sus hijos o de sus padres.


Niños, ancianos y enfermos
En más de ocho de cada diez casos en los que una persona necesita atenciones, es una mujer quien asume esta tarea. La media es de 52 años, aunque casi un tercio ya ha cumplido los 60. En un 40 por ciento de los casos, la cuidadora es hija del dependiente. Además, el informe asegura que casi ocho de cada diez son cuidadores permanentes y el 17 por ciento tiene a más personas dependientes bajo su responsabilidad.

La dependencia es mayor durante las etapas de la niñez y la tercera edad. En relación al cuidado de los hijos, las mujeres siguen siendo las que se encargan de ello en los hogares. Hoy en día, se han multiplicado las españolas que trabajan, pero no han dejado de ser las que han de atender a los pequeños. Las madres se ven obligadas a reducir jornadas, incluso, en algunos casos, a abandonan de forma temporal o definitiva el mercado laboral y dedican cuatro veces más tiempo que el hombre al cuidado de los pequeños.

Los resultados del último informe del CIS respaldan esta realidad. Mientras que un 76,9 por ciento de las madres comen con sus hijos, menos de seis de cada diez padres lo hacen. Además, el informe revela que un 67,7 por ciento de las mujeres lleva a los pequeños a la guardería todos los días, frente a un 36,8 por ciento de los hombres.

Por otra parte, casi un tercio de los mayores necesita a otras personas para desenvolverse en su vida diaria. La prestación de los servicios sociales destinados a la tercera edad es insuficiente, y los índices de cobertura de servicios de atención a domicilio o residencias no llegan al 5 por ciento, y en los centros de día apenas se sitúa en el 0,8 por ciento. El resultado de la falta de recursos y la tendencia tradicional es que el cuidado de los mayores recaiga sobre las mujeres.

Además, el 8,5 por ciento de las personas que viven en España sufre alguna discapacidad, según los datos de la Encuesta de Discapacidad de 2008 publicados en el informe elaborado por La Caixa. Una vez más es la mujer la que dedica más tiempo a su cuidado. Para Jacques Selmes, secretario general de la Fundación Alzheimer en España «el 70 por ciento de los que padecen esta enfermedad son atendidos por mujeres». «Es preocupante lo que pueda pasar en un futuro, ya que las mujeres de hoy en día también trabajan fuera de sus casas y no pueden cargar con todo, por lo que llegará un momento en que las personas dependientes no podrán recibir los cuidados que se merecen». Para Selmes la solución es «incrementar los centros de día, para que los cuidadores puedan ir a trabajar y recoger al enfermo de noche».
 
Pese a que el hombre poco a poco va asumiendo tareas que siempre han sido consideradas de la mujer, la realidad sigue mostrando que aún queda mucho por hacer para alcanzar la igualdad en los deberes domésticos. El papel de la mujer en las tareas de dependencia es tan elevado que en muchas ocasiones llega a repercutir en la salud de las afectadas.


Direcciones útiles
Fundación Alzheimer España
Teléfono: 913431165 Web: www. fundaciónalzheimeresp.org
Ministerio de Igualdad
Web: www. migualdad.es
Fundación Mujer, Familia y Trabajo
Web: www.mujerfyt.com