Acusan al PSOE de financiación ilegal por renegociarsus deudas

La RazónLa Razón

Transparencia. Fue la primera recomendación que hizo ayer el presidente del Tribunal de Cuentas, Manuel Núñez, nada más comenzar su comparecencia en el Congreso sobre la fiscalización de las cuentas de los partidos de 2006. Su impresión es que la ley de financiación de partidos de 2007 no fijó claramente los requisitos que deben regir para que las formaciones renegocien sus deudas bancarias, lo que puede conllevar una «merma» en la transparencia de sus cuentas.Las palabras de Núñez dieron pie al popular Ramón Aguirre para acusar al PSOE de recurrir a tácticas de «financiación ilegal» al acordar con entidades bancarias la condonación de sus deudas, no sólo en 2006 sino también en los ejercicios de 2004 y 2005. Y es que el PSOE, según el informe, negoció con dos entidades la cancelación de cuatro operaciones vencidas en ese ejercicio, con un saldo de 6,7 millones de euros, además de otras operaciones suscritas por el PSE-EE.El presidente del órgano fiscalizador no entró en valoraciones, pero sí dijo que la ley de financiación de partidos vigente en 2006 era la de 1987, en la que no se contemplaba la condonación, una posibilidad que sí se recogió en la reforma de 2007.