Otro día en los juzgados

BARCELONA- El Barça no sale de una y ya entra en la siguiente. Los juzgados se han convertido en la segunda sede social del club, que interpone y recibe demandas con demasiada facilidad. La última la anunció ayer. Será contra un periodista del diario «El Mundo», Salvador Sostres, cercano a Joan Laporta, al que acusa de haber publicado un artículo con «ánimo fraudulento» y al que se le pedirán daños y perjuicios. El Barcelona también reclama al editor una rectificación pública de lo que entiende que es una «información falsa».

El artículo en cuestión pone en duda la versión del club de cómo se produjo el cambio de técnico y también asegura, entre otras cosas, que la relación de Guardiola con Rosell no es la mejor. En cambio, todo son alabanzas para la gestión de Joan Laporta, personaje con el cual nunca ha escondido su amistad.

El anuncio de la demanda coincidió con una de las pocas comparecencias públicas de Sandro Rosell, que acudió al anuncio de la retirada de Alberto Borregán, una de las leyendas del equipo de hockey patines. El presidente azulgrana no quiso entrar a valorar ninguno de los rumores que circulan actualmente alrededor del club y que afectan principalmente al cuerpo técnico. Tampoco añadió nada más al comunicado oficial del club sobre la demanda presentada. Rosell sólo hizo una reflexión: «Como no hay fútbol, hay que inventar».

Las citas de Laporta y su entorno en los juzgados con el Barcelona van camino de convertirse en un clásico. El club mantiene abierta la demanda de responsabilidad contra el ex presidente por las pérdidas de su mandato. Del otro bando, el propio Laporta y algunos de sus directivos también han citado al Barça ante el juez ya que mantienen la última Asamblea de Compromisarios impugnada. En definitiva, la parte contratante de la primera parte.