Rajoy exige un Gobierno serio capaz de gestionar la economía

La gestión económica del Gobierno centró ayer el discurso de Mariano Rajoy, que sirvió para clausurar la convención del Partido Popular en su tierra, Galicia. El líder de los populares criticó los vaivenes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en materia económica, financiera y de empleo

Rajoy y Feijóo en la clausura de la convención del PP celebrada en Santiago de Compostela
Rajoy y Feijóo en la clausura de la convención del PP celebrada en Santiago de Compostela

Señaló que la «urgencia» de España es tener un Gobierno «con criterio, no con diez criterios», que respete la seguridad jurídica, que cree certidumbre, que tenga un plan económico y sea «capaz de gestionar la economía, generar riqueza y bienestar», pero sobre todo «que genere empleo». Y es que para Rajoy, «el problema más importante» es el desempleo, que con 4,7 millones de desempleados refleja «la plasmación gráfica de la ineficacia absoluta» del Ejecutivo. Por ello, el PP dedicará los próximos cuatro años desde las Administraciones que gobierna, «como mínimo», a combatirlo. Además, para el líder de los populares, España tiene «fundamentalmente un problema de competencia», por lo que insistió en la necesidad de contar con un Gobierno que sea «serio» y capaz de gestionar la economía.

En la convención anual del PP gallego celebrada en Santiago de Compostela, el líder de la oposición repasó además el pacto entre el Ejecutivo y los sindicatos sobre la reforma de las pensiones. Al respecto, señaló que le pareció «sorprendente» que ambas partes «celebraran con grandes fotos» el recorte de las pensiones y reivindicó, además, «otra política», ya que en su opinión, Zapatero ha realizado «el mayor recorte de derechos en la historia de la democracia porque no ha sabido gestionar la economía de los españoles».

También tuvo palabras para la reforma de la Ley de Cajas, para la que mostró su absoluto rechazo porque «no es época de bancas públicas». «No queremos una reforma de las cajas que suponga un nuevo varapalo al crédito» señaló Rajoy, para el que «la prioridad es sanear balances y ayudar a las entidades financieras que los hayan saneado». Y es que en su opinión, con tres reformas en un mismo año se genera «más desconfianza» porque se transmite que no se sabe qué se quiere hacer.

Por último, para los que le acusan de no ofrecer propuestas para salir de la crisis, señaló como primera recomendación al Gobierno, la «austeridad porque hemos gastado lo que no teníamos». En segundo lugar, ayudar a los emprendedores y por último, sobre los acuciantes datos del paro, afirmó que «sin un modelo laboral más flexible no podemos hacer nada».