Los mercados reciben con indiferencia los cambios

Ni frío ni calor. La bolsa española ha recibido con absoluta indiferencia la crisis de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

MADRID- Si el miércoles el Ibex 35, índice de referencia del mercado español, cerraba casi plano, con una raquítica subida del 0,01 por ciento, ayer la historia volvió a repetirse, aunque, en esta ocasión, con unas pérdidas ínfimas del 0,04%.
Y es que más que las intrigas palaciegas de La Moncloa, a los inversores lo que les preocupan son los planes económicos que pueda articular España contra el déficit y la deuda y las referencias macroeconómicas de China, Estados Unidos o Alemania. De hecho, el aumento de las previsiones de crecimiento germanas –el PIB crecerá el 3,4% este año y el 1,8% el próximo– mantuvieron al selectivo español en las inmediaciones de los 10.900 puntos, mientras que el descenso en 23.000 de las peticiones semanales de subsidios de desempleo en Estados Unidos, insuficiente para los mercados, junto con la caída de los grandes valores, truncaron las expectativas de superar la citada barrera.
Prueba de que lo que realmente valoran los mercados son los planes económicos concretos es que ayer el Tesoro volvió a colocar deuda a menor interés que en la anterior subasta después de que los inversores hayan recuperado parcialmente la confianza en España con las pruebas de estrés a la banca y los ajustes, que les han llevado a la conclusión de que la situación española, aunque no es buena, tampoco es tan grave como la griega o la irlandesa. En sólo tres días, el Tesoro ha adjudicado 10.250 millones de euros. Ayer, colocó 3.850 millones en obligaciones a 15 y 22 años a un tipo marginal de 4,55% y 4,71%, respectivamente, frente al 5,1% y el 4,8% de la subasta anterior celebrada en julio. La mejora de la confianza de los inversores queda reflejada en el hecho de que el diferencial con el bono alemán a diez años, el de referencia en Europa por ser el más fiable del continente, se ha reducido a 163 puntos desde los más de 220 de antes de verano.
En los meses que quedan de 2010, el Tesoro realizará una nueva subasta de bonos a cinco años en noviembre, cuyo plazo y cupón aún están por determinar, a la que sucederá otra de obligaciones a diez y treinta años, con supones del 4,85% y del 4,7%, respectivamente. En diciembre habrá otras dos emisiones más. La primera será el día 2, con una subasta de bonos a tres años, y la segunda el día 16, con la emisión de obligaciones a 10 y 15 años.


Todos los grandes valores del parqué, a la baja
La caída de Telefónica, Banco Santander y BBVA, que aglutinan el 55% del valor de la bolsa nacional, dejó ayer al Ibex 35 con ese tímido retroceso del 0,04%. BBVA registró la mayor caída, el 1,9 por ciento, después de que reconociera que está interesado en comprar el banco turco Garanti, mientras que Telefónica bajó el 0,83 por ciento y Banco Santander, el 0,45 por ciento, en tanto que Iberdrola ganó el 0,61 por ciento y Repsol el 0,15 por ciento. Ebro Foods presidió las ganancias con un alza del 6,67 por ciento al negociar la compra de la australiana Ricegrowers por 425 millones de euros; Ferrovial subió el 3,62 por ciento; Inditex, el 2,91 por ciento; Gamesa, el 2,38 por ciento, y Bankinter.