El Supremo alemán absuelve a un abogado que recomendó practicar la eutanasia a una anciana

El Tribunal Supremo alemán (BGH) absolvió hoy del cargo de intento de homicidio a un abogado que recomendó a su cliente aplicar la eutanasia pasiva a su madre, en coma desde hacía años, decisión que ha sido aplaudida por la ministra de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger.El letrado sugirió a su cliente cortar el tubo de alimentación de la progenitora de ésta, dado que la enferma había expresado su deseo de no ser alimentada por medios artificiales antes de caer en coma.Los facultativos de la clínica de Bad Hersfeld (centro de Alemania) descartaron suspender el tratamiento y consiguieron reanimar a la anciana después de que su hija optara por seccionar el tubo de alimentación.La enferma terminó por fallecer unos meses después.

El Tribunal Supremo invalidó así una sentencia previa de la Audiencia Provincial de Fulda que condenó al abogado a nueve meses de libertad condicional.Tanto la defensa como la acusación habían pedido al BGH que absolviera al acusado del cargo de intento de homicidio.La ministra alemana de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, celebró la decisión del BGH por considerar que otorga "un valor especialmente alto"al derecho del paciente a decidir previamente sobre el tratamiento médico, en estos casos."Las disposiciones previas del paciente consiguen, en una fase difícil de la vida, una mayor seguridad para pacientes, familiares, médicos y cuidadores", afirmó.La sentencia establece la primacía de la voluntad del paciente frente a las recomendaciones médicas, en el caso de que éste desee que no se prolongue su vida artificialmente.El caso de la eutanasia activa es un debate polémico y hasta tabú en Alemania, fruto de las rémoras del nazismo, que orquestó la muerte de minusválidos psíquicos y físicos, y de enfermos de dolencias como la epilepsia, en aras de la purificación de la raza germana.