El PIB de los países más ricos se estanca en junio

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) confirmó ayer el mal momento por el que atraviesa la economía mundial. En el segundo trimestre del año, el Producto Interior Bruto ha crecido a una tasa del 0,2% en relación con el trimestre anterior, una décima menos que entre enero y marzo. El informe de la organización que reúne a las más importantes economías del mundo destaca que la ralentización de la actividad «ha sido particularmente pronunciada en la eurozona».

 
 

Los países ricos han perdido dos años. Es lo que se deduce del crecimiento del PIB en los nueve últimos trimestres de acuerdo con los últimos datos estadísticos presentados ayer en París. La OCDE ha vuelto a tasas del 0,2% que ya se habían registrado en el mismo periodo de 2009. En el segundo trimestre del pasado año, el «club de los países ricos» como es conocido habitualmente había crecido un 1,0% en relación con el trimestre anterior, cinco veces más que en la actualidad.

Los siete grandes
La actividad económica de la región suma ya su cuarto trimestre consecutivo a la baja. Lo peor es que los siete grandes (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) suman un trimestre más, cinco, con el PIB creciendo cada periodo menos.

En comparación con el mismo trimestre del año anterior, la OCDE ha crecido un 1,6%, por debajo incluso del primer trimestre de 2010, cuando la actividad económica volvió a tasas positivas del 2,5%, después de varios trimestres de contracción. En términos interanuales sólo Alemania cumple con su papel de locomotora. Su crecimiento ha sido del 2,7%, un punto porcentual más que el de la eurozona y 1,1 puntos por encima de la media de la OCDE.

A pesar de que los datos no alimentan en optimismo, todos los países siguen en positivo con la única excepción de Japón, que ha añadido a sus tradicionales dificultades para salir de la recesión, las consecuencias del devastador terremoto y posterior tsunami del pasado mes de marzo.

El frenazo de la economía de la eurozona se ha visto en parte compensado por el comportamiento de Estados Unidos que ha registrado los mejores números del trimestre en lo que se refiere a las grandes economías mundiales. Su 0,3% en tasa intertrimestral ha sido sólo igualada por Italia.

Los grandes fiascos, como ya confirmó Eurostat la pasada semana, han sido Alemania y Francia. El primer país ha pasado de crecer un 1,9% entre abril y junio de 2010 a sólo el 0,2% este año. En términos interanuales la diferencia es algo menos llamativa: del 4,0% ha pasado a crecer un 2,7%, la cifra más alta del G-7.

Pese al mal dato del segundo trimestre, el Bundesbank, el banco central de Alemania, ha confirmado su previsión decrecimiento para el conjunto del año del 3%. «El bajo crecimiento del segundo trimestre no supone en sí mismo una evidencia de que la economía de Alemania haya sufrido notablemente por el debilitamiento de la demanda extranjera y el incremento de la incertidumbre respecto a la situación en los mercados financieros por los problemas de deuda en la eurozona y EE UU», explica la entidad en su boletín mensual de agosto. A pesar de este optimismo, el Bundesbank se ha mostrado menos claro en sus pronósticos sobre la evolución de la economía alemana que en boletines anteriores. En su edición del pasado mes de junio la institución auguraba un crecimiento del PIB del 3,1% en 2011 y del 1,8% para 2012.

Naufragio francés

Francia pinchó en hueso en el segundo trimestre. Su economía se estancó tras haber crecido un 0,9% en el primer trimestre. Reino Unido creció menos de la mitad y sólo Italia consiguió entre los países europeos dinamizar algo su economía, al pasar de tasas intertrimestrales del 0,1% al 0,3%, que no se reflejan tanto en términos anuales. El país crece al 0,8%, apenas una décima más que España, cuyos datos son los ya confirmados por el INE hace unos días.

Canadá, la economía que falta para completar el repaso de las siete economía más poderosas del planeta, no ha facilitado datos del segundo trimestre y su crecimiento se mantiene en tasas del 1%.


Cara y cruz entre los poderosos
EE UU tira del carro
A pesar de que son muchas las dudas que se ciernen sobre el país –rebaja del rating y pérdida de la triple por vez primera en su historia, deuda desbocada y altísimos déficits presupuestario y comercial– Estados Unidos fue quien tiró del carro en el segundo trimestre del año dentro de las economías más desarrolladas. La OCDE confirmó ayer un crecimiento del 0,3 en relación con el trimestre anterior y del 1,6% en tasa interanual. En el primer trimestre del año, EE UU creció un 2,2% en relación con el año anterior, según la OCDE.

Japón, la oveja negra
La economía japonesa no levanta cabeza desde comienzos del pasado año. Aunque ha mejorado sustencialmente en el segundo trimestre del año, el PIB sigue cediendo terreno. En concreto un 0,3% frente al primer trimestre, que había supuesto ya una contracción del 0,9% en relación con el final de 2010. El terremoto de marzo pasado ha costado además de miles de víctimas una auténtica sangría para la economía japonesa, que tardará muchos trimestres en recuperarse, cuando pensaba que lo peor había pasado ya.