El I-Miev un eléctrico con 150 kilómetros de autonomía

El modelo de Mitsubishi es un turismo compacto de cuatro puertas y cuatro plazas 

El I-Miev, un eléctrico con 150 kilómetros de autonomía
El I-Miev, un eléctrico con 150 kilómetros de autonomía

Desde hace un año se produce en Japón y ya está comenzando su introducción en algunos países de Europa. Se trata del I-Miev, un turismo compacto de cuatro puertas y cuatro plazas, movido por energía eléctrica. Su estética es muy agradable, ya que la ausencia del motor en la parte delantera permite la situación de la cabina muy adelantada y la posición de las ruedas en la zona más avanzada del diseño.
Esto no significa una merma en seguridad, ya que el vehículo incorpora todos los adelantos propios de las berlinas más evolucionadas. El bastidor tiene una zona de deformación para la protección de los pasajeros en caso de colisión y viene equipado con seis «airbags», sistema ABS para los frenos, asistencia de frenada de emergencia, control electrónico de tracción y estabilidad... todo ello en un conjunto que supera por poco los 2,5 metros de longitud.
Uno de los mayores problemas de los eléctricos es la recarga. En este apartado, el I-Miev, que tiene hasta 150 kilómetros de autonomía, dispone de una toma para enchufe convencional de 240 voltios con el que se pueden recargar sus baterías en seis horas. Para casos en los que se necesite una carga rápida, en tan sólo media hora podremos disponer del 80 por ciento de la energía disponible en sus baterías.
Durante su utilización, no emite (directamente) CO2. Los técnicos de Mitsubishi calculan que su utilización, frente a un turismo convencional, supone un ahorro a la atmósfera de una tonelada de CO2 al año. Dichas fuentes estiman que el coste de la recarga para recorrer la misma distancia que la de un coche con motor de explosión supondría un ahorro de un tercio si aplicamos la tarifa eléctrica diurna y nueve veces menos si la recarga la llevamos a cabo por la noche, con la tarifa más económica.

Aceleraciones rápidas
Las prestaciones de este utilitario, ideal para el tráfico urbano, son similares a las que conseguiríamos si este vehículo estuviera alimentado por un motor de 660 cc sobrealimentado con un turbocompresor. El motor eléctrico que lleva es de menor tamaño que uno de gasolina y además se ha logradoun buen rendimiento en baja, con lo que las aceleraciones a la salida de los semáforos son más rápidas que en un diésel. El precio se desconoce, pero se estima que podría rondar los 35.000 euros.