La UEFA benévola con Serbia

Jugará un partido a puerta cerrada, otro pendiente de buen comportamiento y 120.000 euros de multa

Los ultras serbios obligaron a suspender el partido
Los ultras serbios obligaron a suspender el partido

La violencia del Italia-Serbia en Génova ya tiene precio. La UEFA ha abierto una investigación y da el partido por ganado a los italianos con el resultado de 3-0; además, los serbios deben disputar un encuentro de la fase de clasificación para la Eurocopa a puerta cerrada, y un segundo si los acontecimientos se repiten en menos de dos años. 120.000 euros es la multa económica impuesta a la Federación Serbia.
Las medidas también se han extendido al equipo «azzurro». El equipo de Prandelli está obligado a jugar un partido sin público que no tendrá efecto si no se repiten los incidentes en los próximos veinticuatro meses. 100.000 euros costarán a la Federación las carencias en la seguridad.
Las culpas, al igual que las multas, se han dividido entre las dos parte implicadas: el Ministerio del Interior italiano culpa a la policía serbia de no haber informado de la llegada de 1.800 ultras serbios; el presidente Boris Tadic, en cambio, centra la atención en la mala comunicación entre la Policía y los ministerios de ambos países.
Los sucesos que culminaron con la suspensión del partido obligaron a que el partido se demorase treinta minutos. Piedras y petardos fueron arrojados a los escaparates de las tiendas del centro de la ciudad, en el barrio de Staglieno. Con estos antecedentes, una vez transcurridos poco más de cinco minutos, el árbitro escocés Craig Thomson decidió suspender el partido.
Los porteros de ambos equipos fueron los principales destinatarios de la furia; una bengala cayó cerca del florentino Emiliano Viviano, mientras que Stojkovic fue el objetivo de sectores ultras del Estrella Roja, que no perdonan al ex portero del Getafe su fichaje por el máximo rival de los rojiblancos: el Partizán.
Diecisiete seguidores serbios fueron detenidos, entre ellos el cabecilla de los ultras, Ivan «El Terrible» Bogdanov, la cara más visible de los incidentes. El líder fue capturado por los «carabinieri» como protagonista de algunos de los disturbios.
q La votación sigue su camino. El 2 de diciembre sigue siendo la fecha señalada por la FIFA para elegir las sedes de los Mundiales de 2018 y 2022. Según confirmó ayer el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, tampoco varía el modelo de votación.