MENÚ
lunes 24 septiembre 2018
04:18
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Las ordenanzas actuales, hasta 17 distintas, se solapan en diversas zonas

Barcelona pasará otro verano sin la normativa de terrazas unificada

  • Barcelona pasará otro verano sin    la normativa de terrazas unificada

Tiempo de lectura 4 min.

21 de abril de 2012. 23:49h

Comentada
22/4/2012

BARCELONA- «Esperábamos que el alcalde fuese más ágil y tuviese en marcha una normativa que prometió en las elecciones, pero ya estamos acostumbrados a los retrasos en la unificación de la norma de terrazas».  Resignado, el responsable de calidad del Gremio de Restauración de Barcelona, Josep Maria Torres, lamenta la falta de ejecución de una hoja de ruta única para todos los distritos barceloneses.

En una ciudad en la que existen más de 12.000 bares y restaurantes –3.379 con terraza legal–, con un clima mediterráneo que invita a salir a la calle, disfrutar del sol y refrescarse al aire libre –más aún tras la ley antitabaco–, conseguir tener una terraza en condiciones en la vía puede ser una auténtica misión imposible en función de la zona que se quiera colocar.

Actualmente existen 17 normativas aplicables a las terrazas y veladores (parasoles): ocho planes reguladores (seis de distrito  más los del paseo de Sant Joan y Poblenou); cuatro planes de usos que afectan a los locales de concurrencia pública (Ciutat Vella, Sarrià, Gràcia y Horta); el plan especial del Port Olímpic y cuatro ordenanzas. Para más inri, existen puntos especialmente conflictivos en los que varias ordenanzas chocan como la confluencia de la avenida Paral·lel y la ronda de Sant Pau, donde se tocan tres distritos y donde la normativa para las terrazas cambia según las aceras. Todo un entramado de permisos y normas que pueden ahogar las aspiraciones de los restauradores. El gremio barcelonés lleva «años» solicitando un plan conjunto y el Ayuntamiento asegura que no lo tendrá listo hasta 2013, lo que implica pasar otro verano más con trabas en el servicio en la calle en una época en la que la crisis aprieta los bolsillos. «Sabemos por rumorología que el Ayuntamiento tiene en marcha la ordenanza única, pero desde que pasaron las elecciones no hemos tenido contacto con el equipo de Trias y estamos a la espera de que nos confirmen sus planes», explica Torres. Al parecer, el Consistorio ha optado por asesorarse mediante una consultora externa, sin tener en cuenta las peticiones de los restauradores. Una opción que lamentan los implicados, al no poder participar, siendo los más afectados por el futuro plan. «Tan sólo pedimos que apliquen un poco de sentido común, una ordenanza única con excepciones como las Ramblas o la Gran Vía», indica el portavoz del Gremio de Restauradores.

Para los clientes del barrio
En Ciutat Vella, Gràcia y Horta tener una terraza puede convertirse en un auténtico via crucis, explica Torres.  La normativa  exige tener habilitado un baño de minúsvalidos si entre la terraza o el interior del local suman más de 50 clientes. Un impedimento «crucial» para los locales que no son de obra nueva. «Sólo con tener dos mesas  en la calle, y ocho más en el interior, ya implicaría una reforma de un local antiguo».

Otra exigencia se centra en torno al uso de los paravientos, que hoy favorece a los locales orientados al turismo. «Sólo están permitidos en el paseo de Borbón y en el Port Olímpic, una medida del todo injusta para el cliente de barrio», explica Torres.

Con todo, la previsión es pasar la temporada estival con el "caos de ordenanzas". "Será otro verano en el que predominarán las terrazas ilegales y muchos locales optarán por trampear a la espera de los inspectores, especialmente entre los negocios regentados por inmigrantes", denuncia Torres.

 

Nou Barris no espera
barcelona- Mientras el Ayuntamiento de Barcelona termina de perfilar el plan de usos de terrazas, en el distrito de Nou Barris han optado por adelantarse y aplicar su propio esquema. La zona ha optado por poner en marcha un proyecto propio y específico de ordenación de los espacios y las características de las terrazas de los bares ubicadas en la zona de Transición I, dentro del plan vigente que ya regula las autorizaciones de licencia de terrazas en el distrito. Una iniciativa que determina dónde y de qué manera se puede instalar una terraza en una zona concretada del distrito. El Consistorio barcelonés ha dado el visto bueno al proyecto  porque «es una adecuación que impulsa el propio distrito para dinamizar económicamente la zona».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs