Hospitalizado el detenido por la muerte de dos gemelos en Coruña

El detenido por la muerte de los dos gemelos en Monte Alto ha sido trasladado a un centro hospitalario desde las dependencias policiales de Lonzas, en La Coruña, aunque permanece bajo custodia policial a la espera de pasar a disposición judicial.

Varios policías observan cómo los servicios funerarios proceden al traslado de los cadáveres
Varios policías observan cómo los servicios funerarios proceden al traslado de los cadáveres

El traslado lo ha confirmado el subdelegado del Gobierno en Galicia, José Manuel Pose, en declaraciones a los medios durante una concentración convocada por el Ayuntamiento coruñés para expresar el apoyo a la familia de los niños fallecidos.

Por otro lado, también ha certificado que a lo largo de esta jornada se le practicará la autopsia a los dos menores fallecidos, que espera que también se pueda conocer en próximas horas.
El subdelegado del Gobierno en Coruña ha recordado que el caso está bajo secreto de sumario, por lo que no han trascendido más detalles de lo ocurrido.

Asimismo, ha indicado que "parece que no fue"un caso de violencia doméstica, pero ha remitido a la Policía Judicial. "Lo que diga, pues será lo que sea", ha señalado a este respecto, extremo sobre el que la Policía Nacional ya informó este domingo de que, en un principio, se descartaba que se tratase de un suceso relacionado con violencia de doméstica.

El hombre de 29 años, pareja de la madre de los gemelos, fue detenido por agentes de la Policía Nacional en relación con la muerte de los dos niños de 10 años, que fueron encontrados en su domicilio en el barrio de Monte Alto.

El presunto autor de la muerte de los niños confesó horas más tarde el crimen, por el que los niños habrían fallecido tras recibir fuertes golpes. Hasta el domicilio se desplazó una jueza que ha decretado el secreto de sumario sobre la investigación.|

Sobresalto en el barrio
Los vecinos de la calle Andrés Antelo, en el barrio coruñés de Monte Alto, se vieron sobresaltados al mediodía de ayer con una disputa familiar que acabaría con la muerte a golpes de dos hermanos gemelos de diez años a manos de su padrastro.

Según indicaron los vecinos, a las 16:00 horas, la Policía llegó a la vivienda y encontró los cadáveres de los dos niños, y un hombre fue trasladado en ambulancia al hospital. La Policía Nacional emitió un comunicado en el que se refirió al caso como un «luctuoso hecho» y confirmaron la detención del padrastro de los menores.

Los vecinos no salían de su asombro. Según confirmaron a este periódico, la pareja era poco conocida en el vecindario, al que habrían llegado recientemente. Sobre lo ocurrido, relataron que a la hora de la comida escucharon una fuerte discusión y que poco después llegó la Policía y la juez encargada del caso, que decretó el secreto de sumario.

La madre, María, camarera de 35 años, no se encontraba en casa. Cuando se enteró de la noticia, abandonó su puesto de trabajo y se trasladó al domicilio, donde recibió atención especializada por un equipo de psicólogos desplazado por el Servicio de Emergencias 061.
Por su parte, el alcalde de La Coruña, Carlos Negreira, calificó de «horroroso» el doble homicidio y ha trasladado «todos los ánimos para la familia». «La verdad es que es un hecho horroroso que todos los coruñeses lamentamos», destacó el primer edil coruñés.

Semana negra
Este doble crimen se une al triple asesinato del centro de acogida de Boecillo (Valladolid), donde una cuidadora acabó con la vida de los tres niños discapacitados alojados en el centro tutelado por Mensajeros de la Paz.

Esta trágica semana continuó el jueves en Alicante, donde una mujer asesinó a su hija de tres años porque tenía miedo de que se la llevaran los servicios sociales, que habían ido a buscarla días antes y que ya le habían retirado la custodia de sus hijos mayores.

Un día después, otra mujer fue detenida en el aeropuerto de El Prat de Barcelona tras intentar degollar a su hija de un año y luego trató de quitarse la vida mediante un corte en el cuello.
El pasado viernes, la Policía de Ontinyent recuperó a un bebé de 10 meses cuya madre abandonó por error en el vagón de un tren en el que mendigaba, tras dejar el convoy en el apeadero de Benigànim. Según relató la Policía Local, la madre, de nacionalidad rumana, aseguró que no le dio tiempo a bajar el carrito donde se encontraba su bebé porque las puertas del tren se cerraron mientras el interventor le recordaba que no podía pedir dinero a los pasajeros del vagón.

Bebé abandonado
Por último, ayer por la mañana un bebé recién nacido, que incluso tenía todavía la placenta, fue localizado en una calle del núcleo de población de Torre del Mar, en el municipio malagueño de Vélez-Málaga, según informaron fuentes del Servicio de Emergencias 112 Andalucía y del 061.

Alrededor de las 09:20 horas, un particular alertó por teléfono del hallazgo del bebé, que tenía al lado una bolsa con ropa, en la calle Cuesta del Visillo de Torre del Mar, por lo que se dio aviso de inmediato a los servicios sanitarios y al Cuerpo Nacional de Policía. La niña estaba «un poco destemplada», ya que estaba totalmente desnuda, y fueron los vecinos los que la taparon con una manta para que recuperara la temperatura.

La semana arrancó con el homicidio de Boecillo (Valladolid), donde una cuidadora asfixió con papel de plástico de cocina a tres niños discapacitados de 3, 9 y 14 años y luego intentó suicidarse realizándose cortes en pies y muñecas con un cutter. La cuidadora Gabriela L.B. (en la imagen) dejó escrita una carta con los motivos del crimen, pero no confesó ante las autoridades. Ingresada en el Módulo Penitenciario del Clínico Universitario de Valladolid debido a las heridas sufridas, se niega a ingerir alimento alguno desde su detención e ingreso en el hospital porque su único deseo es morir.