Rosalía Mera confundadora de Inditex la segunda mujer más rica

Ella misma lo confesaba hace tan sólo un par de días: Aún es presentada como «ex mujer de» Amancio Ortega, dueño del imperio Zara. Pero no sólo eso; «también se sigue diciendo que fue él quien me ayudó a mí», comenta en sus círculos cercanos a modo de discreta sugerencia. Así es Rosalía Mera Goyenechea (1944), efectivamente ex esposa del cofundador de Inditex, pero también una mujer tremendamente discreta, cordial y, ante todo, profesional.

Rosalía Mera, multimillonaria por derecho
Rosalía Mera, multimillonaria por derecho

No hay duda de que pasará a la historia como una de las empresarias con más éxito de España. De hecho, no sólo sigue siendo propietaria del siete por ciento del segundo grupo textil más importante del mundo, también es, según ha publicado esta semana la revista «Forbes», la segunda mujer más rica del mundo por méritos propios. Nada de herencias o «regalos».

Mera se ha ganado su fortuna, estimada en 3.500 millones de dólares, con el sudor de su frente. Y eso que, como en más de una ocasión ha criticado –discretamente, por supuesto– son escasos los medios que recuerdan que Amancio Ortega, uno de los diez hombres más ricos del mundo, comenzó su ingente fortuna «ayudado» por la que se convertiría en su esposa y madre de sus dos primeros hijos: Sandra y Marcos, único varón de Ortega, y quien llegó al mundo en 1973 con una grave discapacidad congénita. Vocación filantrópicaGuste o no, y así lo ratifica «la biblia» de los millonarios más millonarios del mundo, Rosalía Mera posee una fortuna superior a las de otras mujeres «self-made» (hechas a ellas mismas) como la presentadora Oprah Winfrey, sexta en el ránking con 2.400 millones de dólares, o J.K. Rowling, la autora de «Harry Potter». Sólo la archimillonaria promotora inmobiliaria asiática Zhang Xin ha amasado más dinero que Mera.

Pero hay algo más que diferencia a la española del resto de millonarias «al uso». Y no sólo que, curiosamente, la moda, motor de su fortuna, le interesa más bien poco. Destaca su ideología progresista y su vocación filantrópica. Poco se sabe de ella, pues ha huido de los medios toda su vida, pero quienes la conocen afirman que comulga con las ideas socialistas. Su hija Sandra estudió, de hecho, en un instituto público, y no como Marta Ortega, «heredera» del imperio, e hija del segundo matrimonio de Amancio con Flora Pérez, que se educó entre los Jesuítas de A Coruña, un internado en Suiza, y la prestigiosa European Business School de Londres. Pero es el espíritu altruista el que convierte a Rosalía Mera en una mujer única. No ha olvidado sus raíces; cualquiera diría que fue una bata de «boatiné» que empezaron a fabricar cuando tenía 18 años en un humilde sótano de la coruñesa calle Noya lo que originaría el imperio Inditex. De ahí salió Zara, y allí nacieron sus dos hijos. Aunque fue la llegada de Marcos la que, en cierto modo, cambió su vida.

Los intensos cuidados que el bebé requería fueron apartando poco a poco a Rosalía del negocio hasta que en 1986 tomó dos importantes decisiones: separarse de Ortega, al que sólo sigue unida por cuestiones empresariales, y crear la Fundación Paideia Galiza que lucha por la reinserción de personas con mi-nusvalías psíquicas. Sandra Ortega Mera, ajena a Inditex, es su actual vicepresidenta, mientras que Marcos da nombre a un prestigioso premio creado por la Fundación.

Pero no queda ahí la pasión por el «servicio público», como ella misma define su altruismo. Mera también colabora con varias ONG. La mujer que se viste en Zara «sólo a veces», según ha confesado, no oculta que consume telebasura y que huye de toda entrevista que no sea sobre su trabajo. No obstante, valora la importancia de los medios, algo que su ex marido ha tardado tiempo en comprender.