Federer se desmorona ante Tsonga

Roger Federer ha perdido el instinto asesino.

Federer da la sorpresa y se despide de Wimbledon mientras Djokovic se cita en semifinales
Federer da la sorpresa y se despide de Wimbledon mientras Djokovic se cita en semifinales

El suizo, un tenista genial, extraordinariamente seguro en las grandes citas, se dejó remontar dos sets por Tsonga y quedó eliminado (3-6, 6-7 [3/7], 6-4, 6-4 y 6-4) en la que no hace mucho tiempo era su pista fetiche. En la central de Wimbledon ha levantado seis de sus dieciséis «Grand Slams» y este año buscaba igualar los siete triunfos de su ídolo Sampras. No podrá ser. Es su torneo preferido, pero en los dos últimos años es en el «grande» en el que peores resultados ha obtenido, derrotado por segunda vez consecutiva en cuartos. «Por alguna razón, ésta va a ser más fácil de digerir que la derrota del año pasado», analizó el suizo, finalista hace un mes en Roland Garros, que siempre busca el lado positivo y se niega a que le den por jubilado cada vez que tiene un mal resultado. «Tsonga estuvo muy bien», piensa Roger. El francés cedió su saque sólo una vez, en el segundo juego del partido. Los números sí indican una lenta decadencia de Federer. A estas alturas de temporada llega con sólo un título, un campeonato menor como Doha, y el último «Grand Slam» que figura en su palmarés fue el Abierto de Australia 2010. Si no lo remedia en el Abierto de Estados Unidos, será el primer curso que cierre sin conquistar un «grande» desde 2002. «Quizá esta derrota me duela más en tres días, es una decepción, pero podré seguir adelante», aseguró. La magia la mantiene, pero es menos constante que en sus años de dominio. Recuperar el número uno en 2011 ya es casi imposible para él. Djokovic lo tiene a tiro: le basta con superar a Tsonga en semifinales.