MENÚ
martes 23 julio 2019
19:29
Actualizado

La Hostelería ya no culpa al tabaco de todos sus males

Un año después de la prohibición, el sector se recupera gracias a su ingenio

  • La Hostelería ya no culpa al tabaco de todos sus males

Tiempo de lectura 4 min.

01 de enero de 2012. 21:32h

Comentada
2/1/2012

Valladolid- Hoy se cumple un año desde que se prohibiera fumar en bares, restaurantes y establecimientos de ocio cerrados. Una medida que hace 365 días consiguió sacar a los hosteleros a  la calle para protestar contra lo que consideraban su ruina.
El sector, preocupado por la crisis que ya hacía mella en España, puso el grito en el cielo pronosticando una caída en las ventas de más de un diez por ciento, y el cierre de decenas de miles de negocios con el consiguiente despido de trabajadores. «Zapatero, tenías que ser hostelero», o «Si no fumamos, no recaudamos» eran algunas de las frases que se podían leer y escuchar en las protestas, con las que mostraban su rechazo a la Ley.
Un año después, la vida se ve de otra manera. La crisis sigue apretando, pero al menos los hosteleros de Castilla y León han logrado recuperarse algo, gracias sobre todo a su ingenio y a su esfuerzo y dedicación, y aunque reconocen pérdidas, ya no ven  la Ley antitabaco como  la mala de la palícula.
Las terrazas, las mesas, las barricas e incluso los calefactores o ‘setas' situadas en la vía pública están aportando una solución a los hosteleros con las que poder sortear la crisis y mantener o no perder a su clientela. Y, pese al gasto que tienen que afrontar, la gran mayoría de los hosteleros que invirtieron en las terrazas están satisfechos y reconocen ahora los beneficios de la Ley. Además, las empresas que se dedican a estos productos están haciendo su particular agosto. Y los ayuntamientos también se están beneficiando a través de los impuestos que cobran a los empresarios por permitirles dichas medidas.

«Cómo hemos cambiado»
El presidente de la Asociación de Hostelería de Castilla y León, Esteban Díez, fue uno de los que más se movilizaron en su día en contra de la Ley y para pedir al Gobierno que, desde el respeto a los no fumadores, se pudiera dar marcha atrás a la normativa para evitar que el sector se fuera a la quiebra. Ahora, Esteban Díez, empresario que regenta junto a su familia tres restaurantes en León, reconoce a La Razón que no todas las pérdidas económicas y perjuicios que han sufrido este año se deben a la prohibición de fumar. Y aunque sigue pensando que la Ley debió tener en su día mayor flexibilidad, por el momento en que se hizo y por la costumbre y el hábito de fumar en los bares entre los españoles, se felicita del respeto existente y de lo bien que han encajado la norma los fumadores. «¡Cómo hemos cambiado en tan poco tiempo!»,  reconoce Díez, tras alabar el comportamiento de los fumadores y cómo echarse un pitillo en la calle se ha convertido en algo normal y natural. Respecto al futuro, mucho se había especulado en que con la llegada del PP al poder se daría marcha atrás a la norma. Pero nada más lejos de la realidad. La ministra de Sanidad, Ana Mato, confirmaba el pasado jueves que la Ley no se toca para alegría de los sanitarios. Aún así, Esteban Díez pide al nuevo Gobierno de Rajoy que no se olvide del sector hostelero, «porque sigue necesitando apoyo».

Últimas noticias