Objetivo: Rajoy a Moncloa

Aguirre y Gallardón ofrecen sus triunfos al líder del PP en la última jornada de la convención. Rajoy se deshizo en elogios hacia su tándem ganador y puerta a la Presidencia del Gobierno

La convención de este fin de semana ha servido para impulsar el proyecto del PP de cara a las elecciones de mayo de 2011
La convención de este fin de semana ha servido para impulsar el proyecto del PP de cara a las elecciones de mayo de 2011

MADRID- «No somos un partido autonómico, somos parte de un gran partido nacional que, de nuevo, va a sacar a España de la crisis». Éste es el mensaje, en palabras de Esperanza Aguirre, que quiso trasladar ayer la plana mayor del PP en la convención celebrada en Madrid este fin de semana. Lo escenificaron en gestos, miradas, aplausos y sobre todo en las palabras, cargadas de halagos mutuos, de los tres populares encargados de clausurar el encuentro: Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy. Tras el protagonismo obtenido por el PSOE en los últimos meses, por el proceso de primarias y la profunda remodelación del Gobierno, los populares han hecho «piña» este fin de semana en el hotel Auditorium para coger impulso, inyectar confianza a los suyos, desinflar el balón de oxígeno al PSOE y preparar el camino a La Moncloa. A nadie se le escapa en el partido que eso pasa por repetir dentro de siete meses el triunfo histórico logrado por Aguirre y Gallardón en 2007. Madrid es la antesala y la puerta a La Moncloa. No se puede cerrar, ni siquiera entornar, porque eso reduciría las opciones para alcanzar el Gobierno de España. «Es necesario que en Cibeles y en la Puerta del Sol estén gobiernos del PP, pero el cambio no estará completo hasta que se produzca en toda España», admitió el alcalde de la capital. De ahí que, tanto Aguirre como Gallardón, ofrecieran ayer sus triunfos a Rajoy. De ahí, también, el baño de lisonjas que se regalaron unos a otros sin excepción. La presidenta regional agradeció de forma explícita a Gallardón su presencia en las dos jornadas del cónclave popular. El alcalde, por su parte, puso a la Comunidad como ejemplo de gestión. Y ambos fueron altamente recompensados por el «jefe» que ya ha anunciado que si gobierna España pondrá en práctica el modelo económico de Aguirre en la Comunidad.

Rajoy no escatimó en elogios para su tándem ganador. Dirigiéndose a la jefa del PP en Madrid, afirmó que volverá a triunfar en las urnas porque es «lo que necesita Madrid, es lo mejor para Madrid y porque te lo mereces, Esperanza». De Gallardón destacó su «buena» labor al frente del Ayuntamiento, algo, que, afirmó «hace aún más notorio la ineficacia de las políticas del presidente del Gobierno». «Algo pasa en Madrid cuando Rodríguez Zapatero la ha tomado con la Comunidad y el Ayuntamiento y ha generado los problemas internos en su partido que ha generado», terminó.