Las farmacias manchegas abocadas al cierre temporal

Ya no se trata de una protesta. El cierre no será «testimonial», como el del pasado jueves, una suerte de «huelga» con la que los farmacéuticos de Castilla-La Mancha pretendían urgir al Gobierno regional a alcanzar una solución para poder pagarles los atrasos

Las oficinas de farmacia ya hicieron el jueves un cierre «testimonial»
Las oficinas de farmacia ya hicieron el jueves un cierre «testimonial»

Según ha podido saber este periódico, ahora, cientos de oficinas de farmacia de la comunidad se plantean una medida más drástica: el cierre temporal. Una fórmula legal que, si la Junta lo autoriza, les permitiría dejar de dispensar medicamentos hasta que se recuperen económicamente. Esto es, hasta que cobren.

Así lo confirmaron fuentes de los colegios provinciales de farmacéuticos de la comunidad. En los próximos días serán cientos las boticas que soliciten colgar el cartel de «cerrado» durante unos meses. Y es que muchos profesionales, sobre todo en las áreas rurales, están al borde de la bancarrota. «Algunos de mis compañeros están pasando situaciones extremas, y nadie nos ha agradecido que sigamos dispensando medicamentos», explicó a este periódico la presidenta de los colegios de Castilla-La Mancha, Rosa López Torres.

Así las cosas, las farmacias se acogerán al cierre temporal si no llegan antes a un acuerdo con la Junta, algo que cada vez parece estar más lejos, pese a las reuniones que no han dejado de tener en las últimas dos semanas responsables del Ejecutivo autonómico con entidades financieras. El Gobierno presidido por María Dolores de Cospedal asegura que su intención es solucionar la situación, algo que «les consta» a los farmacéuticos. Sin embargo, su posición no se ha movido un ápice: aseguran que no podrán pagar hasta el año que viene, por la deuda heredada del anterior Ejecutivo, del PSOE.

El ex consejero de Sanidad castellano-manchego, Fernando Lamata, pidió ayer al Gobierno de Cospedal que pague a los boticarios de manera «puntual», informa Ep. Para el actual responsable del área, José Ignacio Echániz, las palabras de Lamata resultan un «sarcasmo indecente».


4.000 familias afectadas
La precaria situación de los farmacéuticos castellanomanchegos –y a la de otros, como los baleares y los riojanos– se agravará este viernes con el tijeretazo farmacéutico que aprobará el Gobierno en forma de decreto. Un duro golpe para las 4.000 familias que según los colegios de farmacéuticos viven de estos establecimientos en Castilla-La Mancha, si se incluye a los titulares, los empleados y los distribuidores.