La hora de Leonardo ha llegado

Dos orejas cada uno y la correspondiente salida a hombros por la Puerta Grande, consiguieron hoy los rejoneadores Diego Ventura y Leonardo Hernández en Las Ventas, en la segunda corrida de la especialidad de la Feria de San Isidro.

Leonardo salió por la puerta grande
Leonardo salió por la puerta grande

Para alcanzar categoría en el rejoneo hay que medirse con Leonardo Hernández. Su triunfo de hoy es definitivo. El jovencísimo rejoneador se ha instalado entre los grandes con una admirable actuación, superando mil inconvenientes en la tarde, sobre todo de los toros, para acabar haciendo un rejoneo fantástico, puro y total.Y con Leonardo, también a hombros el ya veterano Ventura, muy comprometido igualmente a pesar de las dificultades del ganado. Esa foto en la Puerta Grande de los dos ya es más que una premonición. Si las empresas quieren garantizar la diversión en las corridas de rejones, Leonardo Hernández es insustituible.Falta saber cuál será la estrategia del "dios"Pablo Hermoso de Mendoza, que hasta ahora se las ha venido ingeniando para no abrir plaza apoyándose en las alternativas de los jóvenes y por supuesto en los teloneros más o menos de lujo. Pero ha sonado la hora de Leonardo, y no vale hacerse el sordo. Con Leonardo valdrá mucho la pena, al tiempo.Un Leonardo que, igual que sus compañeros, no encontró colaboración en sus toros, que se desenganchaban de los caballos a las primeras de cambio. La únicas arrancadas hacia adelante fueron en plan de arreones, como violentas huidas.Toros distraídos, sosos y fríos, que no embistieron. Pero "embistieron", y de qué manera, Leonardo y Ventura, o Ventura y Leonardo, que tanto montan. Un triunfo con "material"así vale más. El triunfo de la raza y el ímpetu, de la técnica y el conocimiento, del arte y el valor, de la verdad en suma.Muy buen trabajoEstuvieron muy bien los dos. Y aunque Leonardo no pudo rematar en su primero por la escasa fortuna al matar, también en éste había dejado el sello de la capacidad y el buen gusto, del mando y la torería a caballo.Acabaría superando el contratiempo de salida de una cornada en el anca derecha al caballo "Duque"y la extrema mansedumbre del toro. Primero tuvo el gesto de no castigar al desrazado toro con más de un rejón.Y la sinceridad de los cites, presentando los pechos de lo caballos, las reuniones al estribo, y eligiendo siempre los medios para clavar, sin ventajas. Queda dicho que perdió un trofeo por no matar bien.Mas con el sexto fue el acabose. Otra vez un sólo rejón y el toreo ajustadísimo, y limpio, de frente, encontrando toro en todos los terrenos. Algo fantástico. Rejón fulminante, dos orejas y vía libre a las ferias y plazas de máxima categoría.No le fue a la zaga Ventura, el primero en "calentar", con un primer toro manso hasta la saciedad, se hartó de llegar mucho, arriesgando una barbaridad. Y más templado en el quinto, tirando otra vez del toro a milímetros de los pitones en las galopadas a dos pistas, buscándole el pitón contrario para clavar.Valiente, dominador, muy auténtico Ventura, que firmó sus dos faenas de sendos y certeros rejonazos. Oreja y oreja, una Puerta Grande también muy merecida.No hizo mal papel Sergio Vegas, sobrio y certero al dejar toda clase de hierros, y eso que sus toros apenas dieron de si. También falló al matar.Una tarde de notable rejoneo a pesar de los toros en contra. Tarde grande para Ventura y no se diga para Leonardo. Ojo con este jovencito. FICHA DEL FESTEJO:Toros de la viuda de Flores Tassara con cuajo y pitones a pesar del reglamentario "afeitado", sin embargo, muy mansos y parados.Sergio Vegas: pinchazo y medio rejón (ovación); y tres pinchazos, rejón y descabello (ovación).Diego Ventura: rejón (oreja); y rejón (oreja).Leonardo Hernández: dos pinchazos y rejón (silencio); y rejón (dos orejas).La plaza se llenó en tarde excelente.