«Yo te amo no te haría daño nunca»

El fan que atacó hace un año a Sara Casasnovas declara en el juicio que «estaba dispuesto a suicidarme ante ella»

Sara se marchó de la sala aturdida y nerviosa. Recordar que hace algo más de un año un «fan fatal» quiso atarcarla con una ballesta después de una función no es sencillo. Menos aún, si el agresor aprovecha para insistir en su pasión desmedida por la actriz. «Yo te amo. Nunca te haría daño, nunca», le manifestó mientras abandonaba los juzgados. Esta escena sin guión previo se revivió ayer en la Audiencia Provincial del Madrid, durante la vista oral del juicio en la que la fiscal ha solicitado que se condene al agresor, el alemán Arndt M., a doce años y medio de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, dos por tenencia de armas y que se le imponga una orden de alejamiento de nueve años. Y aunque también se enfrentaría al pago de una indemnización de 18.000 euros para resarcir a la joven de los daños morales causados, Casasnovas ha renunciado al dinero porque «sólo» quiere seguridad. El suceso tuvo lugar el 7 de junio de 2009, a las puertas del Teatro Reina Victoria de Madrid. Un día antes, Arndt obsequió a Sara con una carta de amor y un mechero en el que estaba grabado el nombre de los dos. Ella le agradeció los regalos con una sonrisa, pero Arndt fue más allá en su interpretación. Entre ficción y realidad«Tenía esperanzas», comentó ayer ante el tribunal, lo que le llevó a presentarse de nuevo a las puertas del auditorio para declararle su amor. Entonces, la actriz le explicó que estaba enamorado de una «ficción» y no de la Sara «real». Ante tal respuesta y al ver que iba acompañada, el acusado sintió celos y tomó una ballesta de una mochila militar en la que también llevaba dos ballestas, dos sogas y una pistola de descargas. «Tenía que hacer algo para que no se fuera. Yo no disparé ni tenía intenciones de agredirla», insistió Arndt, y a renglón seguido defendió que «estaba dispuesto a suicidarme ante ella. De eso soy culpable». Pero la ballesta se disparó. Así lo certificaron los amigos de Casasnovas. De hecho, a uno de ellos le rasgó la camisa. «Cuando me fui a marchar, vi cómo sacaba una ballesta y me apuntó a la cara. Reaccioné por instinto de supervivencia e intenté escapar», contó, a lo que añadió: «Me agarró por el cuello». Sara reconoció que un año después de los hechos aún sigue «alerta» y comentó que hace una semana llegó un paquete al Teatro Español donde representa «Electra». «Cuando lo abrí vi fotos mías mezcladas con estampitas de vírgenes e imágenes de muertos. Mis compañeros dijeron que no viera su interior. Yo me tenía que concentrar en la función», apuntó la actriz.«Hacía guardias en las series»Tras un biombo, la víctima relató cómo un año y medio antes del incidente supo que Arndt sentía «amor y admiración» por ella, puesto que le hacía llegar cartas a través de su productora y su representante. «Cuando estaba en la serie de ‘‘Hospital Central'', montaba guardias todo el día en la productora», contó la actriz, quien indicó que le «mosqueaba bastante su insistencia». Los médicos forenses que examinaron al agresor han explicado que se mueve «entre la fantasía y la realidad», pero su trastorno no anula su capacidad de entender «lo que se puede hacer y lo que no». El abogado del alemán ha pedido que, de ser condenado, cumpla la pena en un psiquiátrico.