La mujer que mató a su hija en Alicante había perdido la tutela de sus tres hijos

Servicios sociales certificó días antes el riesgo de desamparo de la víctima

ALICANTE- La mujer detenida el miércoles por la muerte de su hija de tres años de edad en su casa de Alicante temía que la historia se repitiera y que los servicios sociales le quitaran la custodia de la pequeña como ya habían hecho con sus otros tres hijos.
El desastre comenzó a gestarse el pasado jueves día 11 cuando la Conselleria de Bienestar Social recibió un informe de los servicios sociales de Alicante en el que se alertaba del riesgo de desamparo que corría la menor. La ahora detenida, de 33 años de edad, se negó en un principio a colaborar, pero al final, aunque sólo aparentemente, accedió a las peticiones de la Administración, que comenzó con la solicitud judicial para entrar en la casa y poderse llevar a la menor.
El viernes, los técnicos de la Consejería acudieron al domicilio familiar para notificárselo e intentar llevarse a la pequeña, pero ésta no les abrió la puerta.
Con el puente de agosto de por medio, los técnicos regresaron a la casa el martes. Hubo más suerte ese día y el técnico de Ejecución de Tutelas logró hablar con ella y le comunicó la resolución de desamparo. No obstante, no pudo llevarse a la niña porque no estaba en la vivienda, sino con el compañero sentimental de la presunta parricida, segun dijo ésta.
Hasta entonces, nada hacía sospechar que se avecinaba una tragedia, aun más cuando al día siguiente, este miércoles, la madre acudió a los servicios territoriales y habló con dos técnicos. No hubo enfrentamientos ni conflicto alguno, aunque no llevó a la menor con ella.
 Sin embargo, a los ocho de la tarde de ese mismo día, se produjo el fatal desenlace y era el compañero de la madre el que encontraba el cuerpo sin vida de la niña. Trató de reanimarla, pero no pudo hacer nada más que avisar a la Policía.
Cuando los agentes llegaron al domicilio, ubicado en el número 2 de la calle José Reus García, comprobaron que la pequeña presentaba signos de asfixia, por lo que solicitaron la presencia de efectivos sanitarios. Sin embargo, los médicos del Servicio de Asistencia Médica Urgente (SAMU), desplazados al lugar del suceso, sólo pudieron confirmar la muerte de la pequeña. Luego, los agentes procedieron a la detención de la presunta parricida.
Los residentes en la zona no daban crédito ayer a lo sucedido. Una vecina del barrio, Teresa Suárez, dijo haber hablado con la mujer el miércoles a las dos de la tarde. «Le pregunté por la nena, que era muy linda y amable, y ella me contestó que la había dejado con un familiar porque su madre estaba ingresada». Según la vecina, la presunta parricida estaba «muy tranquila». «Ha sido muy horrible. He pasado una noche muy mala porque me daba ‘pesar' por la niña». De la víctima dijo que siempre la había visto «bien vestida» y nunca vio a la madre tratarla mal. «Tuvo que estar muy mal la pobre para hacer eso».
Otra vecina confirmó que a la mujer le habían quitado la custodia de otros hijos aunque, en ese momento, ella decía que era joven y podía tener más. Según su opinión, los técnicos de servicios sociales debían haber quitado la tutela sin avisar a la madre. Según una tercera vecina, la madre no guardaba medidas de higiene y, por este motivo, le habían quitado a los otros niños «porque no les cuidaba bien». Éstos, de once, nueve y siete años, están bajo tutela de la Conselleria de Bienestar Social a cargo de otros miembros de la familia.


Con la familia
- Los tres hijos de la presunta parricida, de once, nueve y siete años, se encuentran actualmente bajo tutela de la Conselleria de Bienestar Social a cargo de otros miembros de la familia.
- Los vecinos califican el «hecho de horrible» y algunas creen que los servicios sociales debían haberle quitado la tutela a la madre sin avisarla.
- Fue la pareja sentimental de la detenida la que avisó a la Policía.