ANÁLISIS: Se agravará el conflicto por Andrew Neather

La Razón
La RazónLa Razón

l La Reina Sofia ha cancelado su visita a Buckingham este viernes por la disputa de Gibraltar. ¿Esta decisión puede acarrear consecuencias diplomáticas?
–Habrá un ligero enfriamiento de las relaciones y para muchos británicos el movimiento de España se interpretará como una postura ruda. A largo plazo, es prácticamente imposible que se estropeen las relaciones hispano-británicas, pese a que Gilbraltar es un asunto complicado de resolver. Es difícil pensar que un Gobierno británico vaya a ceder la soberanía sobre el peñón, aunque se hayan relajado algunas cuestiones como el comercio interfronterizo.

l La visita a Gibraltar con motivo de los 60 años de reinado de Isabel II, ¿podría interpretarse como una provocación?
–Puede que se vea de este modo en España, pero dudo mucho que tenga esta intencionalidad. En términos generales, para los británicos Gibraltar no es un asunto relevante. Es más, diría que no consideran que sea un «asunto» ni siquiera.

l El Rey Juan Carlos y la Reina Sofia no acudieron a la boda del Príncipe Carlos con Diana en 1981. ¿Se vuelve atrás en el tiempo?
–Entonces muchos británicos consideraron este incidente diplomático como algo innecesario, a pesar de que a pocos británicos les preocupa Gibraltar o tienen poco conocimiento de la controversia. La realeza británica muy raramente realiza estas maniobras políticas porque una vez que acceden a ir es muy poco probable que desistan.

 

Andrew Neather
Responsable de Opinión de Evening Standard