MENÚ
lunes 26 agosto 2019
01:01
Actualizado

Desde alemania / Se puso al frente de la crisis del euro y ha convertido Alemania en el «jefe» de la UE

Merkel en el trono de Europa

  • La férrea defensa que Merkel ha realizado de la disciplina presupuestaria ha recibido pleno reconocimiento dentro de sus fronteras
    La férrea defensa que Merkel ha realizado de la disciplina presupuestaria ha recibido pleno reconocimiento dentro de sus fronteras

Tiempo de lectura 4 min.

11 de diciembre de 2011. 02:14h

Comentada
11/12/2011

La canciller Angela Merkel no ha conseguido su gran objetivo de modificar los tratados de la UE. Sin embargo, está satisfecha. Considera que el compromiso adoptado en la cumbre en Bruselas por los países de la eurozona y otros miembros de la UE para imponer más disciplina presupuestaria constituye un avance decisivo en la estabilidad de la Unión. Aunque, debido a la oposición británica, ha sido imposible lograr una modificación de los tratados, la eurozona y la mayoría de los restantes países han demostrado haber aprendido la lección de esta crisis. Es «otro paso importante en un largo camino», según sus propias declaraciones. Europa recupera poco a poco su credibilidad.Especialmente significativo es el hecho de que los países del euro quieran establecer un acuerdo intergubernamental al margen de los tratados de la UE para que las infracciones del pacto de estabilidad y crecimiento conduzcan de forma casi automática al inicio de un proceso contra el país en cuestión. Este pacto será firmado, previsiblemente, en marzo.

Además, el grupo aglutinado en torno a los países del euro quiere que se fije un freno a la deuda en sus constituciones. Esta no deberá sobrepasar el 0,5 % del Producto Interior Bruto, por lo que el límite propuesto es más elevado que el de la deuda alemana, que es de un 0,35%. Si no se respeta este freno, la Comisión Europea deberá imponer un plazo de tiempo al país afectado para que vuelva a situarse dentro de los límites permitidos. En cualquier caso, no hay que perder de vista que el Gobierno alemán ha hecho concesiones en lo que respecta a las demandas de una ampliación de los recursos financieros para luchar a corto plazo contra la crisis del euro.
Por un lado, el Mecanismo de Estabilidad Europeo permanente deberá entrar en vigor a mediados de 2012, un año antes de lo previsto. Se sumará al Fondo de Estabilidad Financiera temporal en vigor hasta 2013. No obstante, en un primer momento, la cuantía total de recursos disponibles para el rescate de países del euro debilitados no deberá sobrepasar el umbral de los 500.000 millones de euros. Los jefes de Estado y de Gobierno europeos tienen intención de deliberar sobre una posible ampliación de estos recursos en el mes de marzo. Uno de los acuerdos estrella de la cumbre es el que, durante los próximos días, los países de la eurozona tienen previsto aprobar para ampliación de los recursos del Fondo Monetario Internacional por valor de 200.000 millones de euros. Aunque aún no está claro el procedimiento exacto a seguir para efectuar este aumento, parece ser que los países de la eurozona deberán aportar 150.000 millones de euros. Angela Merkel ya había renunciado en los preámbulos de la cumbre a la exigencia de que, en el futuro, los acreedores privados también participen en el rescate de los países necesitados, como se acordó en el caso de Grecia. Esto provocó cierto nerviosismo en los mercados. De momento se descarta dotar de una licencia bancaria a los fondos de rescate del euro, así como la introducción de los denominados eurobonos. El presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy, el presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso y el jefe del Eurogrupo Jean-Claude Juncker deberán elaborar un informe de aquí a junio. La canciller Angela Merkel se ha mostrado satisfecha tras el acuerdo y no le falta razón para ello. Con este acuerdo se creará una unión fiscal que dará como resultado una Unión más estable. La solución menor, aplicar más disciplina presupuestaria de momento solo a un grupo de Estados aglutinados en torno a la zona euro, no supone un compromiso insuficiente. Ha sido la única vía posible para llegar a normas más duras.

Últimas noticias