MENÚ
domingo 21 julio 2019
18:21
Actualizado

Inquietud por el aumento de la xenofobia tras el crimen de Florencia

Tiempo de lectura 2 min.

15 de diciembre de 2011. 00:42h

Comentada
15/12/2011

Roma- El asesinato de dos inmigrantes senegaleses en Florencia el pasado martes por parte de un militante de la extrema derecha puede provocar aún más sangre en Italia. La organización fascista Casa Pound, a la que pertenecía el agresor, Gianluca Casseri, quien se quitó la vida tras cometer los crímenes, está en el punto de mira. En Padua aparecieron ayer varias pintadas en contra de este movimiento, en las que era calificado de «asesino» y se prometía venganza por los dos muertos y tres heridos que dejó Casseri. Los dirigentes de Casa Pound han reaccionado afirmando que condenan firmemente el gesto de «una persona loca», que «sólo» se había acercado a la asociación, «pero no era un militante». El presidente de esta organización, Gianluca Iannone, reconoció que teme que estos ataques «hagan correr más sangre».

El Gobierno de Senegal, por su parte, afirmó sentirse «indignado» por «el homicidio odioso perpetrado contra dos de nuestros compatriotas» y pidió a las autoridades italianas que no ahorren esfuerzos para aclarar lo que ocurrió y para que no vuelva a repetirse un crimen racista como el de Florencia.

Últimas noticias