Martina Navratilova: «Volvería a jugar si supiera que podría ganar»

Subirá el Kilimanjaro para recaudar fondos en favor de la Fundación Laureus

Martina Navratilova: «Volvería a jugar si supiera que podría ganar»
Martina Navratilova: «Volvería a jugar si supiera que podría ganar»

¿Qué desafío se le puede resistir a una mujer que ha ganado Wimbledon en nueve ocasiones y que, en seis semanas de quimioterapia, superó un cáncer de mama? El Kilimajaro. Un monte de casi 6.000 metros de altitud al que se enfrentará junto a 28 alpinistas en diciembre. «Es una experiencia que hacía tiempo que quería probar y qué mejor ocasión que ésta: una buena causa», explica la deportista desde Londres, donde se prepara para el duro ascenso. Al otro lado del teléfono, se la escucha emocionada y llena de energías: «Con esta aventura lograremos recaudar dinero para que cada vez más niños practiquen deporte», comenta Martina Navratilova, que está muy involucrada con la Fundación Laureus.

-A pesar de haber abandonado las competiciones oficiales, nunca ha soltado su raqueta y compite en triatlones. Subir el Kilimanjaro tan sólo es una aventura más, ¿no?
-¡Qué va! La preparación es bastante más dura. Debo hacer recorridos de larga distancia para que mi cuerpo se acostumbre. He cambiado el hockey y el tenis por la bicicleta y las carreras de larga distancia. Aunque estés en buena forma, no todo el mundo aguanta una larga caminata sin aire.

-En febrero le detectaron un cáncer de mama y después de varias sesiones de quimioterapia lo ha superado. Demuestra, una vez más, que es una mujer con mucha fortaleza.
-Así es, no gané Wimbledon por accidente, ja, ja, ja. Tuve mucha suerte porque me lo detectaron pronto y aunque los ciclos de radiación fueron muy duros, logré superarlo gracias al apoyo de familiares, amigos y de las mujeres que pasaban por el mismo trance. Por suerte, ahora ya estoy en plena forma. Llevo una vida normal.

-¿La enfermedad le ha hecho replantearse cosas? ¿Volvería a competir?
-No. Cuando jugaba vivía por y para el tenis y ahora me apetecen otras cosas. Me siento afortunada por haber podido vivir de mi pasión, pero creo que sólo lo retomaría si supiera que podría volver a ganar.

-¿El tenis femenino actual se parece al que vivió usted?
-Ahora todo es mucho más físico: las raquetas son más duras y las pistas son más complicadas. Ellas están en buena forma pero se preocupan demasiado por su apariencia. Pero la culpa no es sólo de ellas, en el tenis sigue existiendo mucho sexismo y ellas no están tan bien preparadas mentalmente como lo estábamos Steffi Graf o yo. Puede que estén sometidas a demasiada presión.

-¿Y qué opina del tenis masculino? ¿Cómo ve a Nadal?
-Es fantástico. Podría convertirse en el mejor jugador de la historia. Trabaja muy duro y se nota que siempre quiere más. No se da por vencido. Considero que está por encima de Federer. En unos años le superará en victorias.

-A sus 54 años, está estupenda. ¿Su secreto es sólo el deporte?
-Sí, bueno... Lo único que utilizo es crema hidratante, aunque cuando tenía 30 no usaba nada, tenía una piel fantástica. También me maquillo cuando salgo, pero no soy muy coqueta, no me gustan los productos de belleza.


Su faceta de escritora
Navratilova también ha publicado varios libros porque «me divierte escribir», explica. Además de su polémica biografía, «Martina» (1986), donde desvelaba su homosexualidad, la ex tenista es la autora de varias novelas de misterio y de varios títulos con los que aprender a jugar al tenis y a mantenerse en forma.