MENÚ
lunes 17 diciembre 2018
09:38
Actualizado

LA RAZÓN recorre la zona donde la Policía comenzará un nuevo rastreo del cuerpo de la joven

«Caso Marta» búsqueda desesperada

Hallar a Marta es el objetivo prioritario de la familia desde hace tiempo, más allá de la voluntad de que se haga justicia. Los familiares se aferran a la esperanza de que el cuerpo pueda hallarse en el Camino del Agua, una zona de difícil acceso entre Castilleja de Guzmán y Camas, no muy alejada de la barriada de Caño Ronco en que residía Carcaño.

  • «Caso Marta» búsqueda desesperada

Tiempo de lectura 4 min.

15 de enero de 2012. 02:32h

Comentada
15/1/2012

SEVILLA – Este rastreo, que surgió como una iniciativa del abuelo de Marta, José Antonio Casanueva, cuenta con el visto bueno del juez de Instrucción número 4, Francisco de Asís Molina, que ha ordenado a la Policía que estudie las posibilidades de que el cuerpo esté en este paraje para realizar un nuevo rastreo. Así, LA RAZÓN ha recorrido la zona donde las autoridades podría iniciar una nueva búsqueda.

El abuelo de Marta, que ha hecho de la búsqueda de su nieta –y de la reclamación de justicia– el principal motor de sus días, pese a sus dolencias en la rodilla –de la que fue intervenido durante el juicio– sigue buscando. El objetivo ahora es una zona de difícil acceso entre Camas y Castilleja de Guzmán, conocida como el Camino o la Ruta del Agua. Allí se localizaron unas mantas y unas bolsas. Una última pista a la que aferrarse, aunque la Policía, en principio, descartó su relación con el crimen de Marta. Los imputados aseguraron en sus declaraciones que se llevaron el cuerpo envuelto en una manta. Esto, y el hecho de que se trate de una zona «que no es de tránsito y a la que hay que acudir expresamente para tirar algo», dan un mínimo de esperanza a la familia para rastrear un enclave que destaca por los matorrales, el fango cuando llueve –«Si caen unas gotas, el barro nos llega hasta el cuello», relató Casanueva– y sus escasa visibilidad, alejado de urbanizaciones. Una zona, al fin, alejada de testigos y que, por su cercanía al piso de Caño Ronco, debía conocer el asesino.

La familia de Marta del Castillo inició la búsqueda la madrugada del 24 de enero de 2009, y casi tres años después, continúa. Entre medias, tres operativos policiales sin precedentes en España. La inversión, según valoró el juez de Instrucción, supera los 616.000 euros. Una cuantía que tendrá que afrontar el único condenado, Miguel Carcaño, en la causa de los adultos, al considerar la Audiencia de Sevilla que la inversión entraba dentro de las obligaciones de la Policía. Por la vía de Menores sí se condenó a Francisco Javier García Marín, «El Cuco», a pagar el rastreo.

Los psicólogos reconocieron en el juicio que el dolor de los allegados de Marta puede convertirse en «crónico» y que el hecho de no encontrar el cadáver no hace sino acrecentar el daño. Por eso, los familiares no han cejado en la búsqueda. Comenzaron ayudados por un experto con un perro, que ofreció sus servicios. Buscaron por las inmediaciones del Guadalquivir, también sin éxito. Las llamadas de videntes han sido constantes. La familia ha acudido a prácticamente cada lugar señalado.

«Traedla como sea, aunque sea muerta», pidió la familia a la Policía a los 15 días de la desaparición. Tras la confesión inicial de Miguel Carcaño, Samuel Benítez y «El Cuco», los agentes, con el apoyo de la Guardia Civil y de los militares, emprendieron una búsqueda con todos los medios a su alcance en el Guadalquivir, donde los imputados admitieron de entrada que habían arrojado el cuerpo. El rastreo se prolongó entre el 14 de febrero y el 16 de marzo de 2009, sin obtener resultados. Aunque los investigadores siempre han defendido que, en base a los testimonios iniciales, Marta debe estar en el río, la realidad es que no se ha hallado ningún vestigio.

El 17 de marzo de 2009, Carcaño da otra versión. Asegura que el cuerpo fue tirado a un contenedor cercano a su domicilio de León XIII. Todos los focos se centran en el vertedero de Alcalá de Guadaíra. La Policía movió 40.000 toneladas de desechos. El rastreo se detuvo el 30 de abril, pendiente de una orden judicial que instara a seguir con los trabajos. El requerimiento llegó el 30 de septiembre de 2009 y el nuevo enclave elegido estaba en Caño Ronco.

Reforma de la ley del menor
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recordó ayer a Marta del Castillo y aseguró que la Ley del Menor hay que reformarla, tal y como se comprometió el PP en su programa electoral, «y lo haremos». Rajoy indicó que Marta del Castillo «ha existido y existirá». «Hay cosas que no me corresponden decir a mí, ni pronunciarme, pero sí puedo decir que nosotros cumpliremos el programa electoral».

 

Las otras búsquedas
El Guadalquivir Es el enclave que ha inspirado más confianza a la Policía y donde los implicados confesaron, en principio, que estaba el cuerpo de Marta del Castillo.
El vertedero de Alcalá En una de sus versiones, Carcaño aseguró que el cuerpo fue arrojado a un contenedor. La Policía removió  40.000 toneladas de basura.
Caño Ronco (Camas) La Policía peinó esta zona, próxima al piso donde vivía Carcaño, tras decir su novia que Miguel le confesó haber tirado allí el cuerpo con su hermano.

Últimas noticias