Los pediatras advierten del aumento de enfermedades «importadas»

El diagnostico de enfermedades importadas en los niños que viajan o son inmigrantes ha experimentado un incremento significativo en los últimos años debido a que los padres, en la mayoría de las ocasiones, no tienen en cuenta los riesgos inherentes al viaje y no consultan previamente con el pediatra de Atención Primaria (AP), según afirman los especialistas de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).

Durante el XXIV Congreso Nacional de la SEPEAP, que se celebra hasta mañana en Murcia, los pediatras allí reunidos han querido destacar que "entre estos niños, presentan mayor riesgo aquellos que visiten países tropicales o en vías de desarrollo, sobre todo si se realiza un viaje fuera de las rutas turísticas convencionales".

"Merecen especial atención dentro de este grupo, aquellos cuya finalidad del viaje sea visitar a familiares o amigos, ya que sus riesgos se asemejan a los de la población autóctona", explica el doctor Martín Castillo, pediatra de Gran Canaria.

Por su parte, entre los niños que viajan, "presentan mayor riesgo aquellos que visitan países tropicales o en vías de desarrollo, sobre todo si se realiza un viaje fuera de las rutas turísticas convencionales", comenta Castillo.

Aunque no existen datos globales sobre las consultas de pediatría de AP relacionadas con las enfermedades importadas, "es importante que tengamos presente que estas enfermedades son más frecuentes de lo que se podría pensar inicialmente", añade este experto.

Dentro de las enfermedades infecciosas, el primer lugar en número de casos estaría ocupado por las parasitosis, y dentro de este grupo, destacarían sobre todo las intestinales.

A una "considerable"distancia de estas se encontrarían las hepatitis víricas. Asimismo, los casos de malaria importada, con menor incidencia que las anteriores, se han incrementado en los últimos años tanto en niños inmigrantes como en viajeros, en áreas endémicas y en ocasiones pueden ser graves, sobre todo en los más pequeños, afirman desde la SEPEAP.

"La tuberculosis merece especial atención por su importancia clínica y su asociación con las condiciones de pobreza y hacinamiento en el que en muchas ocasiones viven estos niños", apunta este pediatra canario.

Entre las enfermedades no infecciosas, caben destacar el hipotiroidismo, los trastornos nutritivos carenciales como el raquitismo (en muchas ocasiones asociado a la falta de exposición solar) y las caries por malas pautas de alimentación e higiene.

Además, también son frecuentes distintos procesos hematológicos como la anemia de células falciformes, muy asociados a las personas procedentes de áreas geográficas donde está presente la malaria, pues confieren cierta protección frente a la misma.