Freno al drama de los desahucios

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este viernes que espera poder anunciar este lunes nuevas medidas en relación a la política sobre los desahucios, como «la paralización temporal» de los que afectan a las familias más vulnerables. > El suicidio de Amaia, el detonante del cambio

MADRID/Lérida- Contactos de urgencia en el Gobierno en un día festivo en Madrid y la decisión de acelerar la propuesta de ampliar de alguna manera los periodos de carencia para los colectivos más vulnerables por su situación económica. Técnicamente los periodos de carencia significan que el deudor sólo paga intereses sin amortizar la deuda. El suicidio ayer en Barakaldo de una mujer cuando iba a ser desahuciada precipitó la agenda de la reforma urgente que Ejecutivo y PSOE tenían previsto poner en marcha a partir de este lunes, fecha en la que se ha convocado la primera reunión técnica para revisar la legislación hipotecaria y la aplicación del Código de Buenas Prácticas bancarias aprobado al principio de la legislatura.
Presidencia contactó con el equipo económico, Hacienda y Economía, para ultimar medidas urgentes en los periodos de carencia para las familias afectadas por la crisis y en una situación más débil, especialmente aquellas con hijos, discapacitados y personas mayores a cargo. El objetivo es frenar la ejecución de los desahucios de todas las que están en una situación de exclusión social. La propuesta, que tiene como objetivo que se imponga una especie de moratoria, tiene que concretarse en la citada reunión del lunes. «Sabemos que tenemos que dar prioridad absoluta a este tema», reconocieron fuentes de Moncloa.

Y el presidente del Gobierno demostró ayer mismo su sensibilidad hacia el problema en el primer mitin de la campaña electoral catalana en el que hizo acto de presencia y en Lérida, junto a la candidata popular, Alicia Sánchez-Camacho. «Hoy hemos visto una situación dramática», dijo, «una persona que se ha suicidado después de serle comunicado un desahucio. Os comunico que hoy he hablado con el principal grupo de la oposición. Y tras hablar con el PSOE esperamos concretar el lunes medidas como la paralización de los desahucios que afectan a las familias más vulnerables», afirmó. Rajoy anunció medidas para «la paralización temporal de los desahucios que afectan a familias más vulnerables» y añadió que «también negociaremos fórmulas para frenar la deuda hipotecaria». El presidente del Gobierno reconoció que el problema de los desahucios es «un tema difícil, en el que se ha de actuar con sensatez y humanidad». No obstante, añadió que «espero dar buenas noticias a los españoles muy pronto».

Lo cierto es que ya el pasado miércoles la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, mantuvieron una reunión para acercar posturas y acordaron constituir un grupo de trabajo que tramite con carácter de urgencia una revisión de la normativa actual. Moncloa lleva ya semanas negociando discretamente con las entidades financieras y también ha constituido un grupo interministerial para revisar la legislación. La precipitación de la reacción de los poderes públicos fue el suicidio de un hombre en Granada cuando también iba a ser desalojado de su vivienda. Parece que en el trasfondo de este último caso hubo un problema más familiar que de falta de acuerdo con su banco. Aún así, el Ejecutivo tomó nota de que la opinión pública exige una reacción inmediata ante una de las caras más amargas de la crisis económica.