De Piaf a Juana de Arco

La actriz Marion Cotillard actúa en el Auditori acompañada de la OBC

Barcelona- Marion Cotillard es recordada por su impresionante recreación de la cantante Édith Piaf en la película «La vida en rosa». La actriz se atreve ahora con otro símbolo francés, en este caso Juana de Arco, pero a través de una propuesta diferente. Cotillard protagoniza hoy y mañana en el Auditori, el oratorio «Juana de Arco en la hoguera», de Arthur Honegger, junto con la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC), luciendo un vestido realizado por su madre.
La oscarizada intérprete asegura que por este papel siente una especial simpatía. «Fervor es la palabra con la que definiría a Juana. Suscita en mí mucha admiración. Cuando era niña me hablaban de ella en la escuela y ya me interesaba su capacidad para influir en un país y liderar un ejército. A la vez también me provocaba incredulidad por ese espíritu guerrero», declara.

Investigación
Cotillard ha realizado un trabajo de investigación sobre el personaje, tratando de documentarse, aunque ha preferido no caer en la tentación de ver alguna de las muchas adaptaciones cinematográficas que se han realizado sobre Juana de Arco. «Me centro en el personaje real, en lo que cuenta la historia. No busco en lo que otras han hecho, aunque eso no quiere decir que no admire el trabajo que han llevado a cabo otras actrices, como Maria Falconetti», explica. Pero no es la primera vez que opta por esta línea de trabajo. «Cuando preparaba la película sobre Piaf, me hice con una copia de la que le dedicó Lelouch, "Édith et Marcel", pero a los pocos minutos lo dejé porque me parecía demasiado peligroso adentrarme en el personaje a partir de lo que había hecho antes otra actriz», afirma Cotillard.

La intérprete ya realizó este oratorio en Orleans, la ciudad de la santa guerrera, hace siete años. Por eso, «ahora espero poder mejorar el personaje y tener una mejor comprensión». Cotillard, que ha estado esta semana ensayando en Barcelona, cree que 600 años después de su nacimiento sigue todavía vigente el mito porque «hay muchas Juanas de Arco en la actualidad, muchas mujeres que son como ello, por ejemplo, en los países árabes».

 

 Un papel deseado por las mejores actrices
Juana de Arco ha sido uno de los personajes históricos más deseados por todo tipo de actrices. «Santa Juana», la peculiar lectura que le dedicó George Bernard Shaw para el teatro, llegó incluso a ser interpretada por Margarita Xirgu. Pero es en el cine donde ha tenido una mayor repercusión, especialmente gracias a la obra maestra de Dreyer, «La pasión de Juana de Arco», interpretada por Maria Falconetti. Por su parte, Ingrid Bergman se puso en la piel del personaje en dos ocasiones en las que se mostraban puntos de vista distintos sobre la santa. Mitificadora también era la mirada de Otto Preminger siguiendo a Shaw, con una joven Jean Seberg. Algo más espectacular es «Juana de Arco» de Luc Besson, con Milla Jovovich.